‘Who is Israel B.?’: El modernizado y eterno eco del bloque

563
Música /
Escrito por Daniel Caballero

Kool G Rap, uno de los tipos más laureados, respetados e influyentes de la historia del underground en la golden age del hip-hop allá en los 80 y 90, dejaba caer en su canción ‘The Streets’ con un potente estribillo en forma de anáfora que las calles y los barrios constituían el epicentro desde donde todo ocurre. (The streets yo where it happen at / The streets is where they clapping at / The streets is where the action at / The streets is where they packing at / The streets is where they cracking at).

El barrio, aquel lugar en el que la verdadera vida brota de entre la miseria, los bloques de hormigón o las farolas desvencijadas y fluye a veces torcida, sin compasión, ni piedad. En su lado más descarnado, desprovisto de purpurina, pero íntegramente real. Para bien y, por supuesto, también para mal. Esta materia creativa, que tiene como emplazamiento el lado más visceral de la calle, es la que siempre ha acompañado desde sus inicios al artista madrileño como pared en la que pintar y relatar a viva voz las vivencias o sinsabores que allí experimenta, que no son pocos. Desde algunos de sus primeros pseudónimos artísticos como Single P o Markes hasta el combinado de Takers, pasando por uno de los grupos más vanguardistas del género en este país como es Corredores del Bloque y cuyo legado actual analiza Apolo Oulios en su artículo.

Fotografía: @spycyandy

Numerosas etapas artísticas desde el inicio de esta década que, sin embargo, están hechas del mismo hueso callejero. Ahora que el final de una década está a punto de expirar, el madrileño afincado en el barrio de Orcasitas parece haber agarrado con fuerza y determinación las riendas de una carrera como solista que parecía en los últimos dos años un tanto irregular en cuanto a continuidad de contenido. Primero, regresando con garra al juego después de estar dos años en la sombra para poner alguna que otra cosa en su sitio con el álbum ‘Hielo’, lanzado a finales de 2018. Y, posteriormente, dejando patente que su retorno no era flor de un día colaborando en temas a lo largo de este mismo año como ‘Pétalos Doblados’ con Dano para su aclamado álbum ‘Istmo’. Una evidencia más del respeto que Israel siempre ha despertado y se ha sabido ganar meritoriamente entre los raperos que poseen ya una dilatada y rica trayectoria. Sin soltar ni un pie del acelerador, también tuvo tiempo para formar pareja con Skyhook para su disco ‘Moonchies’, en el que aparece por partida doble en los temas ‘Por Dinero’ y ‘Concorde’. El hambre voraz con el que regresó no se sació así que, además de aparecer junto a Kaydy Cain, uno de sus hombres de confianza en ‘Fo Ma Shooters’ y ‘Robaton’, también fue abonando el terreno antes del lanzamiento de este álbum con los cortes ‘Crash’, ‘La Cabra’ o ‘Cianuro’, estos dos últimos cuentan con videoclip propio.

El ritmo de trabajo frenético al que se ha acogido Israel B desde su vuelta parece no tener fin (por fortuna para los que amamos todo esto) y ahora vuelve a dar otro bofetón a la escena con su segundo álbum en menos de un año, Who is Israel B.?’: un trabajo construido con fibras sonoras actuales que sigue mostrando la permeabilidad única que el barrio hace a través de Israel con fraseos lanzados con una navaja bajo su lengua y rimas nacidas con el sello vital de los bloques y el asfalto, que mantienen los códigos eternos propios de las calles y de todo lo que acontece en ellas. Tendría que estar penado con un buen castigo no reconocer el colosal valor que los productores han imprimido a este proyecto. Obviar, no reconocer el mérito o, directamente, robar sin escrúpulos las instrumentales es algo que siempre ha estado de moda en este país, sobre todo últimamente. Los productores musicales, aquellos eternos olvidados en la escena, pero al menos no en este artículo. Con LOWLIGHT comandando el armazón sonoro en este álbum, el dúo de productores gallegos vuelve a formar un equipo de ensueño junto a Israel B., un dreamteam en el que la química y el entendimiento mutuo rebosan. Skyhook y 0-600 también tienen un hueco reservado en las filas del equipo y asisten de forma magistral a Markes.

El álbum arranca, literalmente, con el imponente sonido del motor de un carro en ‘Pide Más’ por lo que se deja claro desde el primer segundo de qué pasta va a estar hecho y donde se empiezan a desplegar los diferentes elementos que juntos van a constituir a lo largo y ancho del proyecto la iconografía de la calle, fuente de inspiración más predominante en Israel. (Mi gente está en la calle / también su mercancía / na’ que demostrar a nadie / nadie a quién mostrar mi vida)

‘Ignorante’ es posiblemente una de las canciones más desgarradoras del álbum y de la carrera del MC madrileño. Estamos poco acostumbrados a verlo desnudándose de manera tan sensible en este tipo de temas y a decir verdad ha sido una bonita sorpresa. Con un estribillo entonado brillantemente por Kaydy Cain, multitud de emociones y elementos (el arraigo al barrio, la cárcel de Aranjuez o Instagram) se entrecruzan con los acordes de una base más melódica y que encaja como un guante para la línea temática expresada en este segundo track. El sentimiento de arrepentimiento y derrota por un amor perdido emana con sinceridad desde su característica voz cruda y rasgada. Nadie está a salvo ni de las cicatrices del amor, ni de las de la vida. Y algunas nos acompañarán para siempre, hasta que la señora Muerte acuda a por nosotros. Mientras tanto, se puede ‘aprovechar’ ese dolor y convertirlo en un filón creativo desde donde hacer obras tan puras como esta. O también probar a valorar a aquellas personas que queremos antes de que sea demasiado tarde. (Pienso en todas las cosas que hice por las que me arrepentí / y no sé si quiero ni tú quieres perdonarme).

El papel crucial que el reino de lo visual desempeña en esta época que nos ha tocado vivir es incuestionable. Hay que someterse a una exposición constante (con el desgaste mental que ello puede conllevar) si se quiere destacar entre los otros millones de estímulos y contenidos que a diario recibimos del insondable mar que es Internet. No dar señales de vida por redes sociales es como estar muerto, el público empieza a perderte la pista y esto se incrementa cuando eres artista o sencillamente un personaje público. Podrá gustar más o menos, pero la tiranía de los tiempos manda. Y si quieres competir en igualdad de condiciones hay que adaptarse. Sobre este tema respondió Israel B en 2015 en una entrevista junto a Marko Italia y M.Ramirez, componentes de Takers: Ahora mismo ya no eres nadie por lo que haces sino por todas las veces que estás en boca de la banda […] La gente no te quiere escuchar tronco, te quiere ver, y como no soy actor tendré que hacer música y hacerme un videoclip, porque es así el mundo nuevo este de mierda”. Dicho y hecho. Aparte de la gran cantidad de videoclips en los que apareció junto a Takers / Los Alemanes, a lo largo de este año el apartado visual también ha sido extremadamente mimado, convirtiéndose en uno de los motivos que le han permitido consolidarse en un lugar más visible en la escena.

Fotografía: @spycyandy

‘Más Na’ fue el corte seleccionado para apoyar visualmente el lanzamiento del álbum. Dirigido de nuevo por Orballó Estudio (ya dirigió los videoclips de ‘La Cabra’, ‘Cianuro’ e ‘Yyanosé’) que, junto con LOWLIGHT, no hace más que crecer y evidenciar la armonía que existe entre todas las partes. Discreción, trapicheos en bloques, mujeres y chivatos forman la postal de uno de los temas con más pegada y fuerza del álbum a cargo de 0-600. (Acabas en el mar si hablas de más / pa’ que a los peces les cuentes penas / y hagas gárgaras con agua salá’).

La realidad gris, junto con la inestabilidad mental y el desconcierto son las emociones que conquistan el quinto tema del álbum, ‘Outro’, el cual destila un ritmo más acompasado y sedado gracias en parte al ‘screwed and chopped’ utilizado en el centro de la canción, que además sirve como transición para una parte final del proyecto con una espina sonora más rítmica y con menos presencia de bajos tan marcados como los 808. ‘Pegajosa’ es muestra de ello con un ritmo que bebe claramente del reggaetón describiendo el trance erótico y amoroso que todas las personas que están leyendo esto han experimentado alguna vez. (No sé qué es lo que te tiene que me envenena / que me mete fuego en las venas / yo se lo haría del desayuno a la cena / me gusta cuando me da la de cal y la de arena).

La Cabra, nunca mejor dicho, siempre tira al monte. Nadie puede escapar de la cárcel de su naturaleza ni de sus orígenes y así, entre primos, Berettas y Glocks, se inicia ‘YouKnowHowWeDo’, producido por Skyhook y penúltimo tema cuyas siglas ‘YKHWD’ le dan nombre. (Tu lengua hablaría dentro de una comisaría / un beso pa’ mi primo que robó cuando no había / y ahora que sí que hay roba más todavía / youknowhowwe do). La vida en el barrio, nada más, pero también nada menos.

Ya se veía venir con el adelanto que subió a las redes sociales que ‘Yyanosé’ tenía todas las papeletas de explotar por mil sitios. Hasta tu primo que no tiene ni idea de quién era este tío subió la canción a las stories de Instagram así que vaya si explotó. Tanto que pasó varias semanas en la lista de las canciones más vendidas de España, y subió hasta el top de canciones más virales en Spotify. Esto valió para que el de Orcasita sobtuviera el primer disco de oro en su carrera. Una canción que sirvió a Israel B como trampolín, aupándolo de manera más que merecida al gran público y parte de la masa mediática. Producido por LOWLIGHT cómo no, y mezclado a las mil maravillas con un bombo legendario. El arrepentimiento, la introspección más absoluta y las vicisitudes del amor vuelven emerger en este último track con una relación sentimental que, pese a todo, se resiste a dejar morir. (Era una dicotomía / había una guerra sin fin dentro ‘e la cabeza mía / no sabía si te quería / pero cómo iba a pasar otro tren así por esta vía. Porque el amor no es difícil, las personas sí).

Finalmente, este disco es la confirmación de que Markes ha logrado rodearse de un entorno con el que ha sabido qué piezas debe coger para encajarlas de forma soberbia en el puzzle musical que representan estos tiempos de 360º en los que hay que tener en cuenta tanto lo estrictamente musical, como lo visual y el ámbito de las redes sociales. Si a ese cuidado por todos los aspectos creativos le sumas la calidad que siempre ha llevado consigo junto con la aureola sonora actual, la equis de la ecuación se despeja sola. Aquel éxito y estabilidad económica del que debería haber disfrutado muchos años atrás con Corredores del Bloque y en solitario parece que poco a poco está llegando ahora. La Pili debe estar orgullosa de su nieto.

Daniel Caballero
Sobre el Autor / Daniel Caballero

Hablo sobre música porque es todo lo que sé y siento.