Rivalidades UFC: Daniel Cormier vs Jon Jones

104
Main Event /
Escrito por Juan Álvarez (Negrín)

Decía el Joker de Heath Ledger en la segunda película de la trilogía ‘Batman’ dirigida por Christopher Nolan que el encuentro de este siniestro villano y el superhéroe de la ciudad de Gotham era un raro choque imposible de un objeto inamovible contra una fuerza irresistible: tan diferentes en personalidad y acciones que se convertían en elementos idénticos que habían de pugnar por la supremacía y existencia de sólo uno de ellos. Cuando encontramos en el deporte de las artes marciales mixtas este tipo de enfrentamientos a los fanáticos sólo nos queda, al igual que cuando vemos está película, sentarnos en la butaca hasta que en la batalla final se decida quién de los dos peleadores es el mejor.

La rivalidad de Jon Jones y Daniel Cormier bien se puede asemejar a esta batalla; tan diferentes entre sí, tan dominantes con respecto al resto de los rivales en la categoría del peso semi completo de la UFC, que nos encaminábamos a un sinfín de peleas y pleitos que solo terminarían al coronar a un nuevo y único rey dentro de la jaula octogonal.

Fotografía: Getty Images

Por un lado encontramos a Daniel Cormier. Totalmente alejado del perfil de superestrella deportiva mediática. Hombre de familia con sonrisa risueña, algo fondón y con un estilo poco espectacular y brillante que a pesar de ello le colocaba como uno de los mejores peleadores libra por libra del mundo. En el otro lado de esta contienda encontramos a Jon Jones. Un deportista con una boca tan grande que solo su talento casi divino puede respaldar las constantes bravuconadas que suelta sobre sus rivales y, prácticamente, contra todo aquel que no le considere como el mejor deportista de la compañía. Amante de la polémica y lo más parecido a Conor Mcgregor antes de que apareciera Conor Mcgregor, era nuestro particular Joker: un ser al que amamos pero que sería amado si no tuviese el don para hacer lo que hace.

Dos talentos tan parecidos en dos personalidades tan contrapuestas no tardaron en encontrarse: en UFC 182 y después de una de las previas más violentas y más lucrativas para la compañía que se recuerdan, se encontraron ambos peleadores dentro del octágono bajo las luces del glamuroso casino MGM GRAND de Las Vegas. La victoria fue para Jon Jones por decisión unánime tras cinco asaltos en los que ambos respondieron al fuego con fuego, sin dejarse nada dentro. Era la primera derrota de Daniel Cormier como profesional y en la mente de los aficionados solo cabía la posibilidad de que el final de esta pelea llevaría inequívocamente al inicio de otra.

Fotografía: Sean M. Haffey

En UFC 214 Daniel Cormier llegaba como campeón de la división de los semipesados debido a las suspensiones reiteradas que había tenido Jones por problemas extra-deportivos tales como dopaje, peleas… Dificultades que han sido un común denominador durante toda su carrera en las MMA. Todo parecía indicar que el pleito sería de unas condiciones similares al primero que pelearon nuestros dos protagonistas.

En esta ocasión y, de nuevo, la pelea fue para Jon Jones, que no quiso hacer trabajar a los jueces y noqueó a Cormier con una de las patadas a la cabeza más electrizantes que se recuerdan en la historia de la compañía. El final de la pelea en el que asistimos a un Cormier envuelto en lágrimas por haber perdido dos veces contra su archienemigo y a Jones alabando su desempeño en ambas peleas parecía ser el capítulo final de esta rivalidad que se había fraguado durante años y que había sido uno de los motores mediáticos de la empresa presidida por Dana White.

Pero como en las grandes sagas del cine, siempre debe haber una tercera parte. Tras una nueva suspensión de Jones por dopaje, la vuelta del cinturón a Cormier y su coronación como campeón de los pesos pesados, la vuelta de Jones al ring y su coronación como campeón interino… Todo parece indicar que se avecina una capítulo más entre la fuerza irresistible y el objeto inamovible o, como decían en Batman: “se avecina tormenta”.

Juan Álvarez (Negrín)
Sobre el Autor / Juan Álvarez (Negrín)

Historiador y aficionado al boxeo y deportes de contacto. "El boxeo es el deporte de los desheredados, de los que poco o nada tienen; de los que creen que un solo golpe puede cambiarlo todo"