Peleas históricas: UFC 1

89
Main Event /
Escrito por Juan Álvarez (Negrín)

En la actualidad, la empresa promotora más importante de las artes marciales mixtas, la UFC, que se encuentra dirigida por Dana White de manera exitosa desde 2001 tras comprarla con dos antiguos amigos suyos, acarrea audiencias y bolsas de dinero millonarias allende los mares y por todos los rincones del mundo. Sus peleadores estrella, como McGregor, Jon Jones y Nurmagomedov, han traspasado la línea que les situaba como meros deportistas y se han aupado a la cima de iconos culturales mundiales. La venta de su merchandising, material deportivo, entradas, Pay per View e incluso la grabación de un reality show asociado a la compañía nos indican que, si todo sigue por este camino, las MMA podrían desbancar al boxeo como el monarca mundial en los deportes de contacto.

Pero esta época de bonanza no siempre fue así. De hecho, ni siquiera la organización de la UFC ha permanecido inmutable. Antes de los combates estelares que son seguidos por naciones enteras a lo largo del mundo bajo las luces de los mejores casinos de Las Vegas, la UFC tuvo su primer evento, el conocido como UFC 1 “The Beginning” y que fue la matriz ideológica y deportiva del espectáculo que disfrutamos en la actualidad.

Las diferencias de este primer evento con la organización deportiva actual son bastante evidentes. En primer lugar, esa primera velada UFC se organizó como un torneo del KO entre ocho peleadores sin restricción de pesos entre ellos y sin un límite de rounds. Tampoco había jueces, lo que limitaba el resultado a KO o sumisiones.

La primera velada UFC, celebrada el 12 de diciembre de 1993,  se saldó con la victoria del experimentado faixa preta de jiu-jitsu brasileño Renzo Grazie tras vencer en la final a Gerard Gordeau y así llevarse los 50.000 dólares de premio, algo alejado de las astronómicas cantidades que, por ejemplo, se llevaron Khabib Nurmagomedov y Conor McGregor en su pleito (se embolsaron 2 y 3 millones de dólares, respectivamente, en la velada UFC 229).

Este UFC 1 contaba con una serie de impedimentos que imposibilitaban su expansión de manera exponencial, aspecto que sí lograrían más tarde. Las reglas del combate no estaban definidas en absoluto, salvo pequeños detalles, como la prohibición de tirar del pelo y los piquetes de ojos. Sin embargo, se podían dar patadas a un rival que estuviera en el suelo, por no hablar de que no había categorías ni distinción de pesos, lo que hacía que alguna de las primeras peleas fueran tan excesivamente brutales como aburridas para un público grande y amplio.

Fotografía: Getty Images

Esta primera UFC, que se asemejaba bastante a lo que se conoce como valetudo(de hecho el organigrama organizativo y el staff arbitral provenían de esta disciplina) tuvo pronto que bajar la persiana por problemas económicos derivados de su poca rentabilidad (a este primer evento sólo asistieron 2.000 personas para una recaudación total de 80.000 dólares).

En 2001 un gerente de gimnasios que llevaba las carreras de las estrellas de MMA Chuck Lidell y Tito Ortíz llamado Dana White se enteró de que la empresa matriz de la UFC ponía en venta dicha compañía y, sin pensarlo y junto a dos viejos amigos se hizo cargo de UFC Entertaiment hasta crear una gigantesca compañía que además ha absorbido a la mayoría de ligas secundarias de MMA tales como Pride, StrikeForce o WEC.

El año pasado UFC estuvo inmersa en los eventos de conmemoración de su 25 aniversario retomando en algunos momentos la estética retro de las primeras veladas pero con la visión empresarial que, a día de hoy, la ha convertido en uno de los espectáculos deportivos más mediáticos del mundo entero.

Juan Álvarez (Negrín)
Sobre el Autor / Juan Álvarez (Negrín)

Historiador y aficionado al boxeo y deportes de contacto. "El boxeo es el deporte de los desheredados, de los que poco o nada tienen; de los que creen que un solo golpe puede cambiarlo todo"