‘LO▼E’S’: El último latido antes del embarco al mainstream

885
Música /
Escrito por Daniel Caballero

Este artículo nace a raíz de la nostalgia. Una especie de nostalgia extraña, que no conocía y que me acompañó en una de aquellas noches mientras volvía a casa con este álbum en mis oídos. Además del valor informativo que este texto pretende transmitir con las ideas que iré desarrollando, quiero dejar claro eso. La nostalgia es la culpable o, en cierta medida, la excusa perfecta para escribir sobre uno de los álbumes más brillantes que ha dado a luz en este país. Todo esto a mi juicio por supuesto.

En una entrevista concedida a Show Bizness en abril de 2013, C. Tangana afirmó tajantemente lo siguiente: “Me encantaría vivir de la música de aquí a 5 años”. Teniendo en cuenta que rubricó oficialmente su firma de contrato con Sony en 2017, podría decirse que su predicción no iba mal encaminada. Puchito a.k.a joven profeta a.k.a Nostradamus.

Fotografía: Jeosm

Por esas fechas la primavera estaba ya asentada en el territorio patrio y Pucho se encontraba en plena promoción de aquel álbum que para mí es el mejor proyecto que ha sacado hasta la fecha en la que estoy escribiendo estas palabras. En su momento, cuando se publicó, lo definía en una entrevista para Umomag como lo mejor que he hecho en todos los aspectos. Y unos años más tarde, en 2016, afirmó para Bamboleo Radio “que para la idea que quería hacer, y las letras y la producción y la mezcla me parece que se pueden mejorar muy poquitas cosas, por el resto le doy un 9,5. LO▼E’S’ fue lanzado a finales de diciembre de 2012. Unas líneas más adelante explicaré las dos variantes posibles a la hora de leer y comprender la simbología y terminología del título. Dicho esto, algunos estarán en su derecho de preguntarse ¿qué coño hace un tío escribiendo un artículo sobre un álbum que salió hace poco más de 7 años? ¿Qué tiene de especial? ¿Por qué es y fue tan importante para su presente y futuro artístico? Bien, responderé a todo esto de la forma más clara que sé a lo largo y ancho de este artículo.

LO▼E’S’ fue el último reducto sonoro en el que confluyeron las formas más puras de introspección, experimentación sonora (electro-pop, soul, jazz, chill-wave) y densidad lírica antes de que C. Tangana mandara a la mierda su curro, pinchara la burbuja underground y tomase la decisión de vivir íntegramente de la música para posteriormente tenderle la mano al mainstream y al mercado, dando así un giro de 360º a su estrategia musical en busca de tanto nuevos horizontes como nuevos públicos a los que dirigir su discurso. Un último viaje sin retorno y emprendido antes de mudar definitivamente aquella piel artística que portó desde sus inicios como Crema. Su última huella. Su última hoja de servicios antes de pasearse conscientemente por todos los medios de comunicación del país, antes de estar en la cima de las listas de streaming, antes de hablar con políticos y antes de meterse de lleno en algún que otro rifirrafe públicamente.

 

AMOR Y DINERO: LA BÚSQUEDA DEL ETERNO EQUILIBRIO

El amor y el dinero, el dinero y el amor. ¿Cuánta creación humana habrá brotado bajo estas dos palabras? Como los granos de arena en una playa, son incalculables. En el amor y en el dinero está todo y, aunque sea de forma indirecta, en la mayoría de los actos que realizamos está implícita una de esas dos palabras, bien por causa o por efecto. Probablemente sean dos de los temas más trascendentales de la historia que más llantos, dolores de cabeza, alegrías y decepciones ha despertado, despierta y seguirá despertando mientras el ser humano exista. Si la felicidad plena realmente existiera surgiría a partir del equilibrio entre el dinero y el amor. A partir de no pasar penurias económicas viviendo dignamente y a la vez poder disfrutar de esa persona que te espere cuando regreses a casa, porque no hay muestra de amor más grande que la paciencia. Pero claro, la vida no es tan sencilla y la balanza en la mayoría de los casos cede hacia un lado, porque disponer de ambos elementos es muy difícil. Se puede tener amor y no dinero. Y viceversa. Ahí residiría el equilibrio de la vida, en disponer de la dosis perfecta de amor y dinero.

Y ahí se encuentra el concepto esencial de ‘LOVES’, que C. Tangana explicó así para cosasprimo.com, los encargados de maquetar la edición física del álbum: El disco está basado en la relación entre amor/dinero, valor inmaterial/valor material, devoción/ambición. Es más o menos sencillo pero a medida que he ido escribiendo han ido saliendo puntos de vista e ideas un poco más complicadas. Lo que mejor define todas las posibilidades que he ido sacando es el título. ‘LO▼E’S’ puede leerse como Love is (el amor es…), pero también como LOW€’s (pocos euros). La tensión entre estas dos ideas es un poco el fondo de donde he ido sacando los temas para los textos del disco. Tenía claro desde el principio que quería un disco que tuviera un mismo discurso”.

Para mí, el tema en el que mejor converge la tensión entre el amor y el dinero es ‘V’. El título puede leerse como una uve, aludiendo así a lo Ves (la idea del amor) y también podría entenderse como una flecha que apunta hacia abajo, LO -flecha hacia abajo- E’S (aludiendo a la otra idea del álbum: disponer de pocos euros). Con una instrumental que ahoga en la melancolía más profunda, ‘V’ es un desesperanzado canto de impotencia hacia el futuro desconocido, el amor y la soledad. Hay huecos vitales que el dinero no puede llenar y el amor verdadero es uno de ellos. El dinero nunca será suficiente para comprar el amor verdadero. Como reza el estribillo: “Those dollars are not enough for me”. También podría interpretarse como que el dinero del que disponía en ese momento no era suficiente para labrar una vida sin apuros económicos. ‘Seco’, el track número once, es también un llanto áspero que resume perfectamente la pesadumbre que rodea al concepto de amor a lo largo del disco. “Nena, háblales de mi amor como de una pena […] Ningún amanecer conmigo cuando despiertas”. Una canción que interpretaba exclusivamente en los bolos incluso antes de cambiarse el nombre, y que se reescribió para incluirla en este trabajo porque como explicó para Radio 3 lo que dice ahí “ha ido creciendo conmigo, no me lo he desprendido, es un tema que para mí está muy presente”. Es chocante escuchar cualquiera de las canciones de reggaetón que C. Tangana ha hecho en los últimos años y después ser consciente de la creación de temas tan sensibles como este. Solo cerrar los ojos, y limitarse a escuchar y sentir.

Aparte de su concepto, otro de los aspectos que llaman la atención del álbum es el mimo y la sobriedad en la disposición de todos sus elementos visuales, por ejemplo, en la portada. En primer lugar, la portada muestra una fotografía en blanco y negro de la inmensidad del mar. Posteriormente, en el centro de la imagen hay un triángulo blanco cuyo vértice superior toca el horizonte del mar. A la izquierda y justo encima del horizonte se encuentra representado con seis líneas verticales el dinero, emulando lo que serían fajos de billetes, el dinero. Y a su misma altura, pero a la derecha, se ubica una circunferencia negra que representa la perfección, el amor. De esta forma, el triángulo actuaría como soporte de la balanza, mientras que el horizonte del mar representaría la balanza en sí misma, completamente equilibrada y en armonía con el amor y el dinero. Creando así una sensación de serenidad al mirar la portada una y otra vez.

También resulta curiosa la relación entre Pucho, el mar y el verano. En 2011, un año antes de lanzar LO▼E’S’, se produjo el odiado/amado/controvertido paso de Crema a C. Tangana con la publicación de su álbum homónimo ‘Agorazein presenta a: C. Tangana’ En aquella portada se mostraba a un Antón de niño corriendo y adentrándose en el mar. Sin embargo, las imágenes promocionales de ‘LO▼E’S’ enseñan a un C. Tangana ya crecido y dentro del mar o pisando con firmeza la orilla, en lo que puede ser una metáfora acerca del paso a la madurez entre un disco y otro, aunque solo hubiera un año de diferencia entre ellos. “Es como el hábitat de mi música -el verano-. C. Tangana pertenece a ese paisaje y a un estado mental que siempre tiene presente todo lo que rodea al verano, al agua, a las vacaciones, a la playa… Tiene todas las lecturas que se quieran, pero en este disco en concreto es evidente que no es algo presente, es algo futuro o pasado, estamos en diciembre, dentro y fuera del álbum”, afirmó para cosasprimo.com.

 

DE KANT A CARLOTTA COSIALS

Llegamos ahora a uno de los puntos esenciales para entender la evolución discursiva que C. Tangana lleva poniendo en práctica -hasta día de hoy- desde justo después de lanzar ‘LO▼E’S’. Con esto me refiero nada más y nada menos que a la forma de expresarse, al lenguaje. Durante la mayor parte del disco órbita un lenguaje denso, abstracto y trufado con referencias a la alta cultura, la filosofía, el cine, la literatura, física cuántica o el primer viaje a la Luna. Un ejemplo de ello es la sexta canción titulada ‘Bésame mucho’, donde se suceden multitud de alusiones a lo largo de sus tres minutos y medio de duración.

“Muerto Kant, murieron los profetas”, referencia a uno de los primeros filósofos cuyo ideario caló en la Europa moderna. “Como De Niro, alguien dentro de ese espejo quiere hablar conmigo”, ‘Taxi Driver’ y la icónica escena frente al espejo en la que Robert De Niro realiza una de las mejores improvisaciones de la historia del cine. “De dos en dos y tú callabas”, pasaje en el que el Lazarillo de Tormes intentaba engañar el ciego comiendo uvas de tres en tres, mientras que el ciego las tomaba de dos en dos y Lázaro, para así poder comer más, se callaba. Aunque sin éxito porque poco después la astucia del ciego hizo que lo pillara.

“Superposición de estados hasta que miro”, referencia a la física cuántica, más concretamente a la paradoja del gato de Schrödinger por la cual si se encierra a un gato en una caja junto con una trampa mortal podrían pasar dos fenómenos. Uno, que el felino activase la trampa y muriera o, dos, que sencillamente el gato no activara la trampa y por ende no ocurriese nada. Mientras esté en la caja, el gato podría estar vivo y a la vez muerto. Entonces, volviendo a la frase de Pucho, ocurre una “superposición” de dos “estados” posibles para el gato que, sin embargo, se reduce solo a uno cuando finalmente “miramos” y solo contemplamos una de las dos opciones mencionadas antes.

Por último, “O como Collins en la cara oscura de la luna, un héroe para nadie puta”, alusión a Michael Collins, el piloto que condujo la nave del Apolo 11 en la llegada del hombre a la Luna. Mientras Collins no descendía a la luna porque tenía que encargarse de gestionar el correcto funcionamiento de la nave, Neil Armstrong y Buzz Aldrin acaparaban todos los focos del mundo caminando por primera vez sobre la superficie lunar. A la vez que esto sucedía, el pobre Collins pasaba 27 horas de soledad alrededor de la penumbra lunar, esperando a que sus compañeros regresaran del módulo lunar para llevarlos de vuelta a casa y se convertía así en el eterno “olvidado” de uno de los hitos más importantes de la historia de la humanidad.

Fotografía: Javier Ruiz

Repito que todas y cada una de estas referencias aparecen aglutinadas en un solo track, por lo que me parece una muestra más que representativa de la profundidad del mensaje que habita en este disco. Sin embargo, ¿qué es más efectivo a la hora de comunicar tu mensaje a alguien que jamás te ha escuchado y que está en todo su derecho de no querer rayarse la cabeza con movidas filosóficas? ¿Pronunciar la frase “Muerto Kant, murieron los profetas” o “Carlota Cossials, ¡quiero casarme contigo!”? Ahí está resumido a grandes rasgos el giro lingüístico que Antón ha dado a su discurso y que contaba de esta forma en una entrevista concedida a Bamboleo Radio y realizada por Frankie Pizá en 2016: He cambiado un poco mi forma de escribir, me he quitado un poco de mí y he pensado un poco más en los demás. He dejado de escribir solo lo que a mí me molaba para intentar explicarme […] Cuando escribo algo me gusta que lo entienda una persona que no me ha escuchado nunca y que una persona que me ha escuchado tenga muchos niveles de lectura, que vea muchas cosas ahí. Pero que alguien que no me ha oído nunca coja un tema mío y entienda perfectamente de lo que estoy hablando. Aunque no esté descifrado del todo, me mola siempre que haya un poco de enigma, que no se sepa lo que pasa, pero que se entienda básicamente […] En ‘LO▼E’S’ hay un montón de ideas por cada tema, pues aquí –en la mixtape de ‘10/15’– si lo que quiero es decir una idea y eso me quita medio tema pues bueno, es lo que hay. Creo que ahora se me entiende mucho mejor”.

Por esa razón creo que ‘LO▼E’S’ desprenderá siempre un encanto especial. Porque fue el último álbum que capturó y elevó a otro nivel de refinamiento los mismos elementos de aquella etapa artística con la que Antón encandiló en su momento a gran parte del público underground: letras profundas, carisma, erudición, introspección y estética. Yo lo comparo con la sensación de mirar fijamente a los ojos a un animal en peligro de extinción, solo que por suerte la música siempre quedará para la eternidad una vez que está hecha, pudiendo regresar una y otra vez a ella libremente.

 

BOB DYLAN, EL JOKER Y JUDAS

Hablaba antes de lo perfectamente medido que resulta el apartado visual del álbum. Pues bien, su versión física tampoco iba a ser menos. Ejecutada con maestría por Jorge Primo, se logró realizar tanto una maquetación como un artwork extremadamente cuidados. Existe un vídeo presentación de venta en mano del álbum en colaboración con La Tienda de Las Gorras, donde con mucha cercanía se compartieron ratos con fans, amigos y el resto de componentes de Agorazein con cervezas de por medio. Todos los CD se agotaron y hasta día de hoy no ha habido ningún tipo de re-stock, para mi desgracia. Desde aquí pido que algún día vuelva a haber una reposición o que alguien se rule una copia, por favor. El caso es que C. Tangana aprovechó también el espacio físico que le brindó el libreto del álbum para incluir la siguiente frase: “There must be some kind of way outta here / said the Joker to the thief / there’s too much confusión / I can’t get no relief” (“Tiene que haber alguna manera de salir de aquí / le dijo el ‘Joker’ al ladrón / hay demasiada confusión / no puedo obtener ningún alivio”)

Esta letra fue escrita por Bob Dylan y pertenece a la famosísima canción ‘All Along the Watchtower’, que fue interpretada por Jimi Hendrix poco después. Puede tener multitud de lecturas y la única forma de saber cuál es la que ha elegido Pucho sería preguntándole. Yo solo voy a limitarme a exponer aquí las interpretaciones que Genius, la web especializada en el trasfondo de las letras, le ha otorgado a dicha frase: “El Joker y el ladrón son dos arquetipos bastante amplios, pero hay muchas teorías sobre a quién representan. Algunos piensan que el Joker es un símbolo de Jesús, ya que interactúa con un ladrón, y Jesús fue crucificado junto al ladrón penitente y el ladrón impenitente. Además, algunos creen que el Joker es el propio Dylan, y el ladrón es Elvis Presley, ya que Elvis fue acusado de robar el rock and roll de los afroamericanos para ganar dinero. Algunos han ido más allá y ven al Joker y al ladrón como símbolos de vida y muerte. Mucho de esta canción tiene que ver con la perspectiva; los hombres de negocios ven las cosas de manera diferente al Joker, los príncipes ven las cosas de manera diferente a los sirvientes, el ladrón ve las cosas de manera diferente a los aradores […] Lo que sí sabemos sobre el ladrón y el Joker es que son forasteros en cierta forma. Operan fuera de los muros de la seguridad psicológica convencional, y prefieren pasar su tiempo arriesgándose a las amenazas de los lobos y los vientos aulladores que estar encerrados detrás de los muros seguros en los que se esconden los príncipes. El Joker expresa frustración y cierto grado de tristeza por el estado del mundo, y muestra un deseo de cambiar las cosas”. Ahí queda eso, cada uno que elija o se invente el significado que le plazca.

Y con ello, una vez más, está patente una de las facetas esenciales del álbum: en ‘LO▼E’S’, la sugerencia y el misticismo planean por cada uno de los mensajes del trabajo. No hay un único mensaje. Y su magia es que existen tantas interpretaciones como posibles oyentes. Todo evoca y todo sugiere algo. Cualquiera que escuche el disco puede imaginarse en su cabeza fotografías mentales que quizás sean totalmente diferentes a las que puedan imaginar otras personas.

Pero Puchito se dio cuenta de que, como he comentado antes, esta forma probablemente no fuese la más llamativa para colarse entre el público general, por lo que cambió de plan. “Me he dado cuenta de que esto es una movida para la gente, yo no puedo meterme en mi paranoia porque para eso me quedo en mi casa. Ahora me interesa ser más efectivo. Antes me interesaba salirme un poco de tono, pero estaba todo demasiado pensado. Sigo intentando que los temas tengan frescura, pero soy mucho más directo. Por ejemplo, las letras son ¡pum!, ¿sabes? Si necesito seis frases para cerrar un tema pongo seis, y si de esas tres son paja se van fuera. Y eso es algo que antes no tenía, estaba demasiado flipao conmigo, quería hacer la movida más guapa… Ahora menos. Me he dado cuenta de que la gente me escucha y, sin que nadie me pregunte nada, un tema debe tener valor por sí mismo y la letra debe entenderse. Es el cambio fundamental que también ha afectado a la producción: aunque a mí no me guste, si lo que funciona es el corte-corte, quitar la música, que suene la frase sola y eso te da el golpe pues usamos eso y ya está, no hay que darle más vueltas. Antes no. Antes de usar ese corte probaba cualquier historia y lo retorcía”, relató a Mondo Sonoro en 2016. A algunos nos gusta que te flipes y que te metas en tu paranoia Puchito.

Volviendo el maestro Dylan, hay un segundo en la canción meramente instrumental de ‘LO▼E’S’ titulada ‘Buenos tiempos (Judas)’ en la que se oye una voz pronunciando la palabra “Judas”. Resumiendo, aquello fue lo que le gritó un fan a Dylan en uno de sus conciertos acusándole de traidor por cambiar de estilo, apartarse de sus raíces y supuestamente venderse a la industria con su más reciente disco en ese momento, ‘Blonde on Blonde’. Querer evolucionar y nutrir la figura artística con nuevas propuestas sonoras al principio nunca es bien recibido. Nadie está a salvo de las críticas, ni siquiera uno de los mayores cantautores que ha dado la humanidad.

Esto opinaba Pucho en 2016 en un coloquio con LATIGO acerca de las variaciones estilísticas durante su trayectoria: “Yo es que he tenido 80.000 estilos diferentes, ese es mi estilo, me suda la polla. Al día siguiente siempre es otra movida […] Yo creo que mi progresión tiene su sentido, pero el público es muy difícil, tiene que ser gente que le guste mucho la música como para que te siga de verdad. Hablar, habla todo el mundo, pero lo que es escuchar la música de verdad no lo hace casi nadie”. Y así respondió para Umomag en 2012 justo antes de estrenar ‘LO▼E’S’ cuando le preguntaron sobre si el cambio de Crema a C. Tangana implicaba un cambio de sonido: “Me parece normal ir creciendo e ir avanzando. Pero no me senté con la decisión de cambiar ya tomada […]simplemente he ido haciendo cosas que me apetecían hacer. No reniego de nada, me echo mis risas. Creo que hay que intentar estar siempre aprendiendo”.

 

MIEDOS: VIVIRLOS PARA VENCERLOS

Nadie está a salvo de ellos. Se pueden ocultar, pero el ser humano tarde o temprano puede sucumbir ante ellos porque es frágil por naturaleza. Me estoy refiriendo a los miedos. Todos los tenemos, C. Tangana también. No todo el mundo está preparado para asumir el precio que conlleva la exposición pública o estar delante de las cámaras todo el tiempo. Y poco después de lanzar ‘LO▼E’S’ se dejaron notar algunas secuelas a raíz del desgaste que le provocó tener que promocionar el álbum: “El miedo a mí me ha quitado seis años de carrera […] Asumir el precio a pagar me costó dos años de retiro, viviendo en Quintana -un barrio de Madrid- yo solo, entrenando y boxeando, sin hacer nada de música, sin relacionarme, hasta que admití que yo era artista y que tenía que dejar de trabajar y ponerme a hacer esto, me costó mucho. Yo no quería venir aquí y hablar ni a que me pusieran en esa tele ni de coña, eso para mí era una locura. Era como… ¿qué cojones estoy haciendo si lo que me gusta es hacer música? ¿Para qué tengo yo que ir a este programa, para qué tengo que hablar con este? Llevarme bien con este otro […] el 75% de mi trabajo es mamoneo, no tiene que ver con hacer música o con estar en el estudio y cuando yo descubrí eso dije: «Y una mierda» yo me voy de aquí, yo trabajo y luego cuando yo quiera me voy al estudio»”, explicó a DAMN! en 2019.

Cuando le preguntaron cuál fue el clic que le hizo volver a la música respondió así: “Me rompieron el corazón, entonces tenía muchas ganas de hacer música porque cuando uno está jodido es cuando más le apetece y estaba hasta los huevos de trabajar para otros y de hacer a otros ganar más dinero del que yo ganaba con mi esfuerzo […] me metí al estudio un día, hice un tema, llevaba como dos años sin hacerme un tema. Escuché el tema y dije «Eres imbécil, estos dos años que no has hecho nada y todos los anteriores por no habértelo creído has perdido la oportunidad de ser ya el que debes ser» y me puse a trabajar para eso”. Más adelante desveló en la entrevista que el tema en cuestión que hizo fue nada más y nada menos que ‘Bolsas’.

Pero vencer los miedos primero hay que vivirlos. O, en todo caso, familiarizarse con ellos. Ahora esa parte de exposición, en vez de tomármela como antes que era algo que tenía que hacer por obligación, la he incluido dentro de lo que yo hago, entonces ahora eso es parte del juego. Yo ahora uso eso, sé que tengo que hacer eso pero lo uso como parte del juego, el uso que hago de las redes sociales, cómo hablo con cada uno de los medios, todo eso para mí, que sé que hay que hacerlo y que es necesario pues me divierto y me entretengo con ello y hago también que la gente se entretenga. Intento que sea parte de mi contenido, a mí eso no me gusta entonces si consigo que esa parte me guste pues es mucho más fácil, quiero sacar más temas, quiero salir en más entrevistas, no me importa grabar un vídeo, no me importa si consigo que me guste y ahora me gusta porque juego con ello”, respondió en Bamboleo Radio a cerca de la adaptación a la exposición pública que también tiene aparejada la promoción del producto.

 

EL FUTURO Y UN AMAGO DE RETIRADA

Después del amor y el dinero, otro de los tópicos recurrentes que aparece en ‘LO▼E’S’ es el futuro, que está presente en canciones como ‘She said’, ‘O.G.’(Original Game), ‘I’ll be moving music’ y la ya mencionada al principio de este artículo ‘V’.A lo largo del álbum, Pucho expresa sus reflexiones acerca del futuro desde prismas diferentes. En el caso de ‘She Said’, nada más arrancar el primer verso expresa “No importa lo que diga C, el futuro es solo pa’ correr”, teniendo una opinión despreocupada sobre el porvenir, que se corrobora aún más en el estribillo en una especie de carpe diem. “Y al futuro que le jodan / qué más da / por los días que vendrán y se irán”.

Sin embargo, a medida que el álbum avanza, la inquietud sobre el futuro se hace más notoria. En ‘O.G’ se sucede una narración en primera persona que describe las vivencias y pensamientos de un tal Young Love y Young Money (ambos serían en realidad la misma persona, presumiblemente el propio C. Tangana) desde que comienzan el día, hasta que acuden a clase o se ganan el pan trabajando. Aquí el futuro aparece un poco más nublado. Aquí van algunos ejemplos: “No hay futuro sin talento madurándose”, “Futuro no complica / esa es su impresión” o “Es el primer curro / algo temporal / nada que el futuro y Young Love no pueda superar / pero algo huele mal / puta gran ciudad”. Y si antes el futuro estaba nublado, con “I’ll be moving music” está literalmente negro, a punto de tronar aunque, eso sí, con un halo de esperanza. “El futuro negro pero el sueño es para siempre”.

En otro orden de cosas, me parece muy importante exponer esto que dijo C. Tangana acerca de aquel procedimiento artístico por el que todo lo que cantes tiene que ser real y lo tienes que haber vivido, eso que siempre ha sido el arma arrojadiza por excelencia de los raperos más ortodoxos. Procedimiento artístico que le ha acompañado durante toda su carrera y que también desarrolló mayoritariamente en ‘LO▼E’S’: “en relación con lo que hablábamos al principio de lo que es real y no es real, la gente me preguntaba si el cocodrilo era mío-estaban hablando del videoclip de ‘Alligators’-. Ahí es cuando me di cuenta, aunque yo no lo quería reconocer, que yo estaba interpretando, que era algo contra lo que yo luchaba de pequeño. Desde el discurso tipo: «tú no interpretas, todo lo que dices es verdad» no se puede hacer arte, se puede hacer periodismo. No puedes hacer símbolos, si todo lo que haces es decir todo lo que tienes”, le explicó a Ernesto Castro.

Precisamente ‘Alligators’ iba a ser el tema con el que iba a retirarse definitivamente de la música, así lo expresó en una entrevista a Beatburguer en 2017: “Justo después de ‘LOVES’ hubo un bajón gigante porque dejé de hacer música, con una pequeña firma que yo creía que iba ser mi último tema, que era ‘Alligators’. Yo creía que ‘Alligators’ iba a ser como lo que yo iba a dejar para el resto. Pero luego me di cuenta que no era suficiente porque siempre me pasa que a los dos días ya pienso que es una mierda, entonces fue cuando dije que quería ser rico con la música, que fue el verano justo antes de sacar ‘C.H.I.T.O’.

Pucho ha dicho en repetidas ocasiones que uno de los peores bolos de su carrera fue el del Sónar en 2013, cuando él con la presencia de AGZ presentaron este álbum al público. Los motivos que él esgrime es que era un disco que nunca supieron tocar en directo porque no estaba hecho para ello. Yo añadiría que el disco no está hecho para tocar en directo porque es un proyecto para escuchar íntimamente, de vuelta en el autobús nocturno de madrugada, para empezar el día, de camino a currar, a clase o un domingo cualquiera dejándote llevar por la atmósfera gris y luminosa que posee. ‘LO▼E’S’ es un paseo inmersivo que bucea alrededor de los tormentos y las esperanzas más profundas de C. Tangana. Un antídoto que combate los males del amor, del dinero y de los mil y un venenos que se encuentran presentes tanto en la propia vida como en el futuro incierto que a todos nos está por llegar. Una especie de nostalgia adictiva en la que refugiarse en horas bajas. El último vuelo que alzó C. Tangana antes de poner rumbo al mainstream, haciendo su discurso más accesible girándolo hacia formas más simples y concisas. Quién le iba a decir hace poco más 7 años, cuando este álbum vio la luz, que fuera a vivir años tan dulces en el futuro artístico que tenía por delante. Por esa misma razón, quiero finalizar este artículo citando la primera frase que canta en ‘I’ll be moving music’, el último tema con letra del álbum: “7 años atrás, quién me lo iba a contar”. ‘LO▼E’S’ también es para siempre.

Daniel Caballero
Sobre el Autor / Daniel Caballero

Hablo sobre música porque es todo lo que sé y siento.