La cultura árabe impulsa la música desde los barrios humildes

353
Música /
Escrito por Cayetano Manchón

Hace casi 100 años, Federico García Lorca escenificó la herencia árabe en el arte español a través de su poesía. Cuentan que el ‘Diván del Tamarit’, escrito por el poeta granadino entre 1931 y 1934, trató de homenajear la tradición arabigo-andaluza tan arraigada en aquella tierra. Lorca dividió el poemario en ‘Casidas’ y ‘Gacelas’ (aludiendo a dos tipos de estrofas de origen árabe) y volvió a dejar patente la estrecha relación entre su obra poética y la cultura arábiga. Lorca representó como nadie esta influencia cultural, que se puede extrapolar a infinidad de ámbitos vitales. Lo que más unía al poeta con esta tradición era su “granadinismo delirante”. Y es que parece imposible no enamorarse de esta cultura cuando uno visita, no digamos ya vivir, la ciudad de la Alhambra.

Casi un siglo después, podemos enorgullecernos de que esta cultura siga viva y, más aún, de que las nuevas formas de arte y de expresión musical la tengan en cuenta. Concretamente, resulta inútil no reconocer el poder y la influencia de la música en nuestro país, especialmente entre el público joven. Por eso resulta interesante ver como artistas relacionados con el mundo árabe, lo mantengan vivo en sus letras y en sus producciones.

 

Los barrios humildes, cuna de la multiculturalidad

Si de algo puede presumir nuestro país, es sin duda de la mezcla de razas y de culturas que se da en sus calles. El racismo y la xenofobia es un tipo de contaminación que daña muchas mentes educadas en la vía equivocada. No pasa así en muchos barrios humildes, donde la mezcla de culturas está a la orden del día: en las escuelas y en la calle. Resulta difícil tratar de pervertir la mente tolerante de un chaval que se ha criado compartiendo recursos y experiencias con personas de raza y cultura diferentes.

Es precisamente de estos barrios de donde salen muchas de las historias de fraternidad cultural que la música de las calles nos trae. Al igual que Lorca era consciente de lo positivo de la multiculturalidad del pasado, muchos artistas ven ahora un presente capaz de unir, lo que el odio y el racismo siempre han tratado de separar. Esta es una lucha que, como digo, caracteriza a los barrios más humildes de las ciudades.

Fotografía: @nmpixels

En estos barrios, sobre todo en la parte sur y este del país, los árabes contribuyen a esta multiculturalidad. De aquí han salido gran cantidad de artistas de origen marroquí, argelino, tunecino… Raperos como Khaled, quien se definió en una entrevista como “musulmán español”, ayudan a la visibilización de este tipo de música, una música cocinada desde el corazón de estos barrios humildes. Quizá el trapero granadino, que deja claro en sus letras como le han influido la cultura árabe y gitana, sea la máxima expresión de este tipo de artistas. Otro gran ejemplo sería Morad. El artista de l’Hospitalet de Llobregat se ha visto siempre influido por el rap magrebí que desde hace años se hace en Francia, precisamente uno de los países en los que esta cultura y esta raza más han cuajado en la escena.

El rapero Aissa, cuando se le pregunta al respecto, lo tiene claro. Opina que la música en general ayuda a conocer diferentes culturas de todo el mundo. Aunque la música que nos llega sea en un idioma diferente, nos puede transmitir muchísimo sin entender nada, afirma el rapero madrileño. “Yo escucho canciones en las que no entiendo nada pero me transmiten unas vibras impresionantes”, continúa Aissa, quien cree que en el caso de España, cuanto más underground, es más fácil transmitir mensajes de este tipo en las letras. Aissa habla de cómo en la calle y en la música se juntan gitanos, árabes, latinos… muchas veces para buscarse la vida. Además, rompe una lanza en favor de los colegios públicos, donde dice que se ven muchas culturas diferentes y se acaba creando un buen ‘mix’. Lo importante, según el rapero, es como la música de este género ayuda a toda esta mezcla.

Yugen, otro artista que lleva la multiculturalidad en la sangre, coincide con esta opinión: “El rap es una mezcla de culturas. En EUU o en Francia, que son exponentes a nivel mundial, eso es algo que se nota”. Yugen, quien, como Aissa, deja patente la importancia de todo lo multirracial en sus letras, confía en la evolución de España en este aspecto. Habla del cambio que se está dando en nuestro país gracias a la segundas generaciones de inmigrantes, más asentadas en la sociedad española: “estamos creando cultura, un modo diferente de ver la realidad que nos rodea”. El rapero vuelve a coincidir en lo que dice Aissa defendiendo que en los barrios pobres se genera una esencia de multiculturalidad que no se da en otros sitios.

 

Herederos de los árabes, aunque muchos lo olviden

Durante los últimos años se ha acelerado un peligroso proceso que lleva a la estigmatización de la raza árabe. El fundamentalismo islámico ha provocado reacciones irracionales que han llevado a culpar a toda una religión y una raza de forma injusta. Estos episodios de racismo duelen más, si cabe, cuando la víctima es una cultura que estuvo asentada en España más de 500 años y a la que le debemos mucho en cuestión de ciencia, arte y modo de vida. Y es que, muchas veces se olvida la enorme herencia que este pueblo nos dejó a generaciones y generaciones de españoles. La religión musulmana es una parte importante de esta cultura. Algunos artistas son musulmanes practicantes, como es el caso de Lil Moss, quien ejemplifica la conexión a una cultura y una religión milenarias.

Desde hace unos años, son cada vez más los artistas urbanos que comienzan a reivindicar la importancia de esa herencia en sus letras. Artistas de origen humilde que, como se ha dicho antes, son las personas que más simbolizan la mezcla de culturas. Aissa, como referente entre este tipo de artistas, defiende la herencia. Al ser preguntado sobre el tema, ejemplifica esta ascendencia resaltando que muchas de las palabras y de las formas de hablar del castellano vienen del árabe. “El flamenco, por ejemplo, viene de los árabes también. El árabe ha influido mucho en la música pero sí que es cierto que otras culturas como la latina también influyen mucho”, continúa. Aissa, quien creció en el barrio de Carabanchel y sabe los que es esta fraternidad, apunta que lo mejor de la música en España es precisamente que se juntan las ideas y la influencia de muchas culturas diferentes como pueden ser la árabe, la gitana, la latina… El rapero insiste en que “la gente de barrio es más consciente de la importancia del árabe. De normal se han criado en un ambiente multicultural y con el tiempo se empieza a valorar toda esa mezcla”.

La gente de barrio es más consciente de la importancia del árabe

Yugen, quien también tiene ascendencia árabe, cree que la gente en España es consciente de esta herencia sobre todo en el sur: “estuvimos aquí más de 800 años y eso hace mucho”. Afirma que durante los últimos años se ha estigmatizado de tal forma la religión islámica y la cultura de este pueblo que ha hecho que la gente se olvide de muchas cosas.

 

Unas raíces presentes en las letras

La forma en la que los artistas musicales dejan patentes y defienden sus raíces es a través de sus letras. Ya sea tanto con el mensaje, como con la forma de transmitirlo, la música ofrece una gran variedad de formas para defender una causa, una identidad o unas ideas. Este movimiento nació como grito de protesta, y los artistas que defienden la multiculturalidad en España contribuyen a esta práctica, a través del propio ejemplo, con letras que ayuden a la eliminación de prejuicios raciales.

En el caso de Aissa, para el rapero madrileño es muy importante que el mundo sepa de sus raíces porque es de donde viene y es lo que ha mamado. Afirma que para entenderle a él como ser humano y como artista se ha de conocer el lugar en el que se ha criado, lo que ha vivido y cuáles han sido sus experiencias y sus cambios. Por eso es por lo que usa muchas palabras que aprendió en su barrio: expresiones gitanas, palabras de procedencia árabe… De esta forma, dice, la gente entenderá mejor el tipo de artista que es. No hace falta más que escuchar sus temas para saber esto: el repertorio de expresiones, idiomas y formas de rapear hacen de su música un exponente en estos términos.

Por su parte, Yugen, cuando es preguntado por sus raíces afirma que convive con ellas día a día. “Para mí, la familia y la cultura son cosas muy importantes que intento mantener”. Yugen piensa que si vendes tus valores, tu cultura y tus raíces, acabas perdiendo tu esencia y tu ser.

 

Recepción del público

Actitudes como las de Yugen o Aissa en el rap español hace que gran parte de su público, debido a su propia ascendencia, se vea identificado en las letras. Un tipo de rap que comienza a ser más inclusivo y que cala de igual forma entre el público genérico. El estilo o la dicción de muchas de estas formas de rapear tienen gran acogida entre el público, por lo novedoso y, en el caso de los entrevistados en este artículo, por la calidad de la que suelen ir acompañadas sus producciones.

“Cantando en árabe me siento bien porque siento que apelo a mis raíces, a mi manera de ser”

“Pues yo creo que les ha molado, ¿no? Es algo poco visto en realidad”, comenta Aissa al respecto, quien confirma que hay muchos artistas que están empezando a utilizar estos recursos. En referencia a su featuring con Cruz Cafuné, el rapero cree que a la gente le gusta que en una canción de un artista con alto reconocimiento nacional, salga alguien intercalando letras en español con otras en árabe. Además, piensa, y en esto vuelvo a coincidir con él, que a la gente que no habla árabe le suele gustar mucho la fonética de este idioma. “Yo, por ejemplo, hay muchas palabras africanas que no entiendo, pero escucho a Burna Boy y me flipa. Así que yo creo que está guay dar pinceladas para que la gente sepa de dónde vengo”, concluye.

Yugen sabe que la mezcla de idiomas y de estilos es algo que cala mucho entre el público. “Es algo que me gusta hacer porque me siento cómodo”. Cree que la música necesita realidad, que un artista se muestre tal y como es. Y es así como Yugen se puede mostrar sin tapujos, afirma que “cantando en árabe me siento bien porque apelo a mis raíces, a mi manera de ser”. Su música, según sus propias palabras, representa a todo el mundo que viva en un lugar como él, en unas circunstancias como las que ha vivido él, así que “da igual de dónde seas en realidad”. Sabe que sus letras representan a mucho tipo de público.

Sería bastante triste que con la cantidad de razas y culturas que han convivido durante siglos o que siguen conviviendo hoy en día en España, no existiese arte que reflejara esta simbiosis. Por fortuna, sobre todo en el género que nos ocupa, existen artistas que toman el relevo de poetas del pasado, como Lorca, comprometidos con esta situación. Además, los barrios humildes se encargan de que esta mezcla esté presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana, haciendo un doble esfuerzo de integración del que muchas zonas, más acomodadas económicamente, de las ciudades se han desentendido por completo. Artistas que provienen de estos barrios, de forma auténtica y sin forzar el mensaje (ya que es algo que han mamado) nos recuerdan la importancia de la multiculturalidad a través de letras y producciones de una calidad brillante.

Cayetano Manchón
Sobre el Autor / Cayetano Manchón

Ni sé cantar, ni tengo ritmo. Por eso utilizo el papel y el boli para sentirme unido a la música.