Juicy Bae, brisa fresca que airea el paisaje sonoro

A pesar de compartir barrio en los confines del mundo como es Sevilla Este, la primera vez que vi personalmente a Juicy fue hace cosa de año y medio. Y fue en un aclamado bar de allí donde las cervezas se sirven a pares. La estampa que vi me pareció un curioso guiño del destino: ahí estaba ella alegremente con sus amigos, disfrutando con unas cervecitas mientras se echaba algún que otro bailoteo.

El caso es que me pareció curiosísimo que justo aquella primera vez en el bar, aquel primer vistazo supusiera un reflejo tan certero de algunos de los componentes vitales de su obra que la están llevando a ser una de las voces con más impulso en el presente y el futuro de la escena nacional: ritmo, baile, descaro y talante.

Fotografía: @r0vshi

Influida por un ambiente familiar donde el flamenco y el baile se respiraba por los cuatro costados adorando a iconos como Camarón o El Torta, Juicy empezó su andadura en el mundo del arte como bailaora a la temprana edad 3 años. Más tarde se lesionó y a los 19 años inició su carrera musical. Una carrera musical que alcanzó uno de sus clímax cuando a finales de 2017 publicó ‘Pikete’, que despertó en masa el interés del continente latinoamericano. A partir de entonces sus andanzas no han hecho más que crecer exponencialmente. Y ella es plenamente consciente de ello.“Cada vez que saco un tema siento que hay más repercusión de lo que pasa, aunque sea poco. Sí es verdad que cada vez veo más, también con el tema de los comentarios me siento muy bendecida porque son como muy pocas malas cosas y casi todo lo que me dicen es bueno entonces, joder, a mí eso me reconforta porque tontos hay en todos lados”.

Otra prueba de su escalada es que ahora dispone del colchón económico que le permite centrarse única y exclusivamente en la música. “Actualmente vivo de la música, he estado trabajando hasta hace muy poquito, pero ahora ya no puedo trabajar. Cada vez tengo más bolos y no puedo trabajar. No sé si en algún momento tendré que trabajar otra vez, pero lo dudo”.

La llamada para actuar en la presente edición de uno de los escaparates más relucientes como lo es el Sónar de Barcelona es otra evidencia de su progreso. “Estaba currando en el almacén, me llegó un correo, lo vi y nada, empecé a llamar por teléfono. Es una bendición, no me lo esperaba. Pensaba que no sabían quién yo era, pero mira, al parecer sí. Creo que en los festivales de España debería haber más recompensas para la gente, no solo para mí”. Hasta el momento el festival sigue en pie, veremos qué ocurre y si el Apocalipsis en el que estamos inmersos no se lo lleva por delante.

Además del flamenco, otra de las fuentes de las que ha bebido a lo largo de su vida ha sido la de una de las escuelas afroamericana de R&B, soul, dance y hip hop por excelencia: Aaliyah, Lauryn Hill, Usher o Michael Jackson son algunos ejemplos de influencias internacionales que han calado hondo en ella. En el ámbito nacional, Mala Rodríguez se erige también como una gran referente.  Otra de las características que otorgan a Juicy un plus de frescura es su desparpajo y soltura a la hora de expresarse en inglés con lo que eso conlleva en este país, que parece que siempre el idioma de fuera mágicamente mola más. “Siempre se me dio bien el inglés desde que soy chica, pero también es porque yo siempre escucho música en inglés. Tengo muy pocos referentes de música en español. Como siempre fui súper friki de la música todo lo que escuchaba era en inglés y creo que eso te hace tener un conocimiento no solamente de cómo hablarlo o de cómo escribirlo sino también para entender las expresiones y los códigos”.

Con ese pelotón de artistas, queda más claro si cabe que tanto el baile como el ritmo y la sentimentalidad están impregnados en cada poro sonoro que ha acompañado a Juicy desde su infancia hasta los días actuales. Hecho que, como no podía ser otra forma, se ve reflejado de manera cristalina en su obra: el apartado melódicamente dulce del R&B que lleva aparejado letras sumamente sentidas; las entonaciones propias del Soul; los alegres ritmos de la música Dance y la clásica exaltación del ego perteneciente al hip hop. Todos estos ingredientes, unidos a ese deje andaluz que porta y las nuevas tendencias sonoras que ya todos conocemos conforman su nutrido armazón artístico. ‘Special’, ‘Cristales rotos’, ‘Why’ o ‘Breakin dishes’ son algunas muestras de los diferentes registros y estilos por los que se pasea. Cuando le pregunto cuál es el tema que sintió más que los demás y con el que liberó un trozo de su alma su respuesta fue clara y tajante como un cuchillo. “‘Llámame’, sin duda. Es una canción súper personal, digo cosas muy reales”.

 

Sevilla, Barcelona y la búsqueda de un nuevo rumbo

Después de mudarse recientemente a Barcelona en busca de nuevas oportunidades, regresó fugazmente a Sevilla, su ciudad de cuna, con motivo del concierto que dio el pasado mes de febrero. “No estoy acostumbrada a estar aquí. Siento emoción porque me gusta actuar, y más aquí. A la vez es un poco amargo porque siempre esperas mucho de tu ciudad. Está muy guay actuar aquí y traer las cosas que creo que son necesarias”. Entre los motivos principales que la llevaron a abandonar su ciudad se encuentra las limitaciones artísticas que en Sevilla se encontraba, además de la búsqueda de un curro con el que poder mantenerse económicamente. “En un principio lo hice porque tenía la capacidad de poder trabajar, que es lo que yo quería. Y yo estaba viajando de Sevilla a Barcelona haciendo el EP que hice, pero llega un punto en el que no podía ya estar en Sevilla, no hacía nada aquí, y quería seguir teniendo productividad y la manera de trabajar era allí porque tenía todo el estudio y todos los medios. Obviamente en Sevilla hay estudios, he ido a estudios y sé sitios en los que podría currar en un hipotético caso, pero es que realmente no tengo un buen feedback ni una buena respuesta de la gente de aquí que se supone que hace cosas”.

“Hay miedo de que nos quitemos el pan entre nosotros, por eso voy por mi cuenta. Creo que ese miedo cierra muchas puertas para uno mismo”

Al preguntarle el motivo por el que ella cree que eso ocurre en Sevilla su respuesta se dirige hacia el egoísmo colectivo que deriva en la falta de apoyo mutuo, fenómeno que ocurre no solo en Sevilla, sino por desgracia en todas las partes del país en mayor o menor escala. “Creo que hay miedo de que nos quitemos el pan entre nosotros, pero yo no lo tengo por eso continúo y voy por mi cuenta. Creo que ese miedo cierra muchas puertas para uno mismo”. Por otra parte, las diferencias que ha observado ella entre la escena de Sevilla y Barcelona tiene que ver sobre todo con la manera que tiene la gente de relacionarse entre sí, además del gran circuito de salas y fiestas que existen en la ciudad condal. “La actividad de cosas que hay, ya no solamente conciertos, sino que hay buenas fiestas, la escena se crea también en la calle al igual que los lazos entre nosotros. Soy de Sevilla y creo que pertenezco a la escena de allá. La escena de Barcelona encaja más conmigo, en Sevilla no hay una escena”.

Melodías como elemento central de todo. Su proceso creativo nace principalmente a través de escuchar los latidos y las sensaciones que la instrumental le transmite, aunque también, como a todos, la ansiada inspiración puede surgir en cualquier lugar. “Es un poco mix, escucho un beat y si me gusta lo escucho y ya sé que me gusta. Me sale solo y entonces ahí suelo escribir, en freestyle o voy apuntando notas y eso después todo tiene un sentido a raíz de la melodía. También voy en el metro, pienso algo, apunto eso y después escucho un beat que me gusta y a partir de eso me sale algo. También es un concepto de algo, no solo una frase y a raíz de ese concepto y esa frase sale una canción entera”.

 

Primer EP, álbumes largos en tiempos de consumo ultrarápido y EE. UU. en el horizonte

2019 constituyó para Juicy uno de esos puntos dorados que cualquier artista recuerda con cierto aprecio, por mucho que el padre Tiempo pase. Y esto tiene que ver con que fue el año en el que cristalizó su debut oficial con su primer EP titulado ‘NO MORE TEARZ 2 CRY’ y que está compuesto por 4 temas cuya energía que desprenden es fácilmente palpable. “Creo que era el momento de hacer algo rápido, lo más rápido que pudiera hacerlo, pero con cariño, cocinado. Era el momento de hacer algo fuerte y concreto. Yo no quería hacer 10 temas porque quería trabajar esos 4 y sacarlos con potencia que creo que lo he conseguido”.

Siempre enfocada en el presente y en las posibilidades reales que este ofrece, no descarta a hacer un álbum más largo. “No cierro las puertas a hacer un álbum más largo, me gusta, pero creo que tengo que tener los medios que quiero para hacer eso o tengo que estar en el momento para hacer eso. Ahora quiero hacer una mixtape para tirármela en el Sónar y en los sitios en los que vaya. Si hago la mixtape que es lo que quiero hacer, la presentaré en el Sónar. La haría pero tampoco muy grande porque creo que la clave para hacer un álbum está en el momento”.

En cuanto a proyectos venideros a medio-largo plazo se encuentran lanzar la nueva mixtape y sobre todo dar el salto a Estados Unidos, una de sus máximas ilusiones. “Me muero por poder hacer la mixtape, matar el Sónar obviamente y ojalá pudiera ir a Latinoamérica, quiero hacer las cosas bien para poder ir. También me encantaría ir a Estados Unidos, me iría antes a Estados Unidos que a Latinoamérica. Artística y creativamente para mí sería un boom”.

Una era como esta que permite que cualquier persona con un ordenador y un micrófono pueda hacer música desemboca en que a diario se lancen miles y miles de temas que provienen de millones de personas distintas. El oyente, por tanto, e inconscientemente, generalmente acostumbra al oído en favor de escuchar canciones sueltas, es más disperso y por tanto más reticente para escuchar un álbum más largo de principio a fin. Le pregunto a Juicy por esto mismo, por si en esta época de singles cree que tiene cabida un álbum de larga duración.“Depende del momento en el que tú estés. Cuando otra persona está en un buen momento y saca un álbum, todo el mundo va a escucharse ese álbum, aunque sean muchos temas, entonces depende. Los álbumes son momentos de tu vida, no lo miro desde el punto de la productividad. Todos creemos que la clave de ahora es sacar singles sueltos y después si quieres ciérrate una mixtape con 2-3 temas que no hayas sacado. Tiene un poco de la vaina de fastmusic, pero más cocinado”.

 

Sellos discográficos, interés y premios a los riesgos

Otro de los debates que inundan constantemente la industria musical y que ha sido fruto de enfrentamientos varios ha sido a raíz del famoso término “venderse”, que algunos han utilizado y utilizan como arma arrojadiza para deslegitimar en la mayoría de los casos a artistas que firman con un gigante discográfico. Juicy opina que venderse tiene más que ver con una traición a tus ideales. “Venderse es no continuar con la visión que tú tienes de lo que quieres hacer. Ya no es firmar con nada, porque tú puedes firmar con algo bajo lo que tú quieres. Mantenerte con lo que tú quieres hacer, aunque sea diferente, pero es que si tú eso es justo lo que quieres hacer…no es todo tan cómo se piensa, si tú sabes lo que quieres también puedes forzar a la gente a obtener lo que tú quieres. Para nada al firmar con un sello tienes como que firmar tus ideas o tu cerebro. Puedo firmar distribución y no firmar hacer música con nadie, solamente distribución”.

“Venderse es no continuar con la visión que tú tienes de lo que quieres hacer”

Cualquiera que esté mínimamente metido en este mundillo sabrá que el mundo real de la farándula no tiene nada que ver con el mundo que los artistas dejan ver a través de las pantallas donde se proyectan las redes sociales. Las apariencias y el interés por juntarse con fulanito o menganito son ya un clásico, Juicy define todo ello como cloutchasing. Para que nos entendamos, son todas aquellas personas que harían cualquier cosa por fama o dinero. “Con la gente que me relaciono es con la gente que jodo. No me muevo así, hay mucha gente que se mueve así. Eso al final se nota y si tú mismo tienes algo que ofrecer a ti no te hace falta nadie más, tienes tu propio camino”.

No es sencillo a nivel emocional abandonar tu ciudad con apenas 20 años. Pero a veces los riesgos tienen premio. Un premio que se traduce en el mayor de los valores que un ser humano puede obtener: la amistad verdadera. Juicy conoció en Barcelona a la que ahora es su DJ de cabecera, Pinkpinkdust, y desde entonces son uña y carne. Solo hay que leer las palabras que Pink le dedicó a ella cuando le pregunté cómo se conocieron y su opinión acerca de Juicy.“Nos conocimos en la Cangri, -una famosa fiesta organizada por Bea Pelea- estábamos ahí bailando. Yo soy un poco rara y ella también, somos los dos signos de agua. ¿Sabes esa gente con la que en realidad conectas? Ella para mí es como una hermana. Cuando conozco a los artistas me gusta mucho conocer la persona y luego cuando escucho los temas, ver. Porque no me gusta escuchar un tema que sea súper vacío, puede entender un tema de reggaetón, pero cuando escucho los temas de Cristina son temas que tienen un montón de sentimiento dentro y sé que es un sentimiento completamente real porque si conoces a Cristina, está Cristina, está Juicy, pero llega un momento en el cual son la misma persona y eso es lo que me gusta de ella. Tiene una magia cuando canta. A veces me manda temas por whatsapp que aún no ha sacado y me ha llegado a pasar a veces de levantarme por la mañana, poner música, lista de novedades de Spotify y digo ‘bah esto es una mierda, esto es una basura, a tomar por culo’ así que busco en los destacados de Whatsapp y me pongo sus temas. Siempre la enseño a todo el mundo, estoy bastante proud, la amo mucho”.

Fotografía: @r0vshi

Tomar riesgos es un camino lleno de incertidumbre, pero, tarde o temprano es necesario. Apostar por algo que no sabes de qué lado de la moneda va a caer. Pero con la certeza de que es lo que necesitas para encauzar tu vida hacia el lugar donde tú quieres. Y ese atrevimiento a veces fructifica en poder ofrecer una mejor vida para los tuyos. “De las cosas que más me enorgullecen haber conseguido a través de la música, sinceramente, yo creo que ha sido empezar a cambiar mi vida y la de los demás que me rodean, o al menos ponerme en el camino de poder cambiarlo. Es lo que más me llevo de haber apostado por hacerlo. Me lo autoagradezco porque es como ‘gracias porque es lo que necesito’. Si dejo toda mi vida para esto, al menos puedo conseguir algo que para mí es lo más importante. Me pongo en el camino para cambiar las cosas, ahora mismo mi vida la estoy cambiando y mi objetivo es también poder cambiar la de los demás”.

En un espacio musical patrio como es el nuestro donde tanto la saturación como el reciclaje de los mismos sonidos están a la orden del día, así como la falta de propuestas atrayentes, la irrupción de Juicy Bae supone el levantamiento de una brisa fresca que airea y da nuevo oxígeno a nuestro paisaje sonoro. Nueva savia que se inyecta a nuestro bosque de sonidos nacional. Desde luego hacía bastante falta en un panorama que, como muchos analistas han explicado, estaba dando sus primeros síntomas de agotamiento creativo.

Daniel Caballero
Sobre el Autor / Daniel Caballero

Hablo sobre música porque es todo lo que sé y siento.