Nos hemos vuelto demasiado vagos como para aprender a usar la magia.