Si el Calambre te atraviesa, no hay vuelta atrás.