Estética british caracterizada de corte clásico.

Nuevas formas y tejidos en una colaboración que gira entorno al emblemático polo de Fred Perry.

Colección que recupera el legado de los rude boys y su influencia en el estilo británico.