La operación se ha cifrado en unos astronómicos 7.500 millones de dólares.