Death Stranding. In Kojima we trust

172
Gaming /
Escrito por Ían Perez Aleixandre

El creativo japonés Hideo Kojima, autor de la histórica saga Metal Gear, nos acerca uno de los lanzamientos más esperados de este año, una novedosa aventura de acción que espera cumplir con las expectativas que ha generado. Kojima firma ‘Death Stranding’, su obra más personal y ambiciosa hasta la fecha, consolidando de esta forma su faceta de narrador un juego que trata sobre conectar vínculos físicos con experiencias pasadas. La semana pasada se presentaba de forma oficial, unos días antes de su estreno mundial el próximo 8 de noviembre bajo el amparo de Sony.

Todo ocurre después del denominado Death Stranding, una especie de apocalipsis, que deja un paisaje devastado por una serie de explosiones misteriosas. Una aventura de ciencia ficción cuyo objetivo será, a través del personaje Sam Bridges (interpretado por el actor Norman Reduus), unir una sociedad que ha quedado asolada para salvarla de la extinción. ¿De qué forma? Conectando al país a través de un renovado sistema de comunicaciones.

Si lo reducimos a su significado más básico, Kojima ha querido aprovechar el patriotismo que se tiene en Estados Unidos para adaptar el juego a una especie de refundación de una nación que ha quedado arruinada. El creador nipón nos presenta así un mundo lleno de amenazas y oscuros secretos, con la supervivencia como principal instinto a seguir para salir de una pieza. Algunos expertos que ya han podido probar el juego lo catalogan como una experiencia única.

El misticismo y la incertidumbre sobre algunos detalles de Death Stranding siguen sin revelarse a días de su estreno. Se trata de la primera producción de Hideo Kojima tras su polémica salida de Konami a finales de 2015. Desde entonces, se dedicó a trabajar en este videojuego, reuniendo al mejor equipo posible para crear una estética atractiva que apuesta por un fuerte componente cinematográfico.

Además, existen otros componentes que hacen que el juego de Kojima Productions sea único, y es que contará con dos aspectos muy peculiares. El primero y más llamativo es un anunciado modo online asíncrono, sin la obligación de estar suscrito a PS Plus, por lo que todo el mundo podrá disfrutar de él. El segundo es la la eliminación del sistema Game Over. Una forma muy personal de entender los videojuegos que ha querido compartir con los demás sin tener ni idea de que estaba creando de la nada un nuevo género. O sí.