Choclock, pasión e instinto en ‘Bruno’

599
Música /
Escrito por Julia Álvarez

Llegó en el último momento del año para colocarse entre los primeros, algo que se intuía desde hacía tiempo gracias a unos anticipos que habían conseguido ponernos la miel en los labios y nos servían como prueba irrefutable de lo que se auguraba ya como un trabajo a tener en cuenta desde antes incluso de haberse publicado. Hablamos de ‘Bruno’, lo último del Choclock, un artista que asegura tras la publicación de su último trabajo que echando una mirada atrás se queda muy tranquilo. Razones tiene de sobra para que así sea. Pocas veces en 2019 nos invitaban a un banquete tan suculento como el que nos ofrece el artista en su último trabajo. Un disco que se ha convertido en uno de los platos fuertes del año gracias a unas potentes producciones y un gusto exquisito por cuidar hasta el más mínimo detalle. Poca sorpresa para aquel que le conozca desde la época de BNMP donde ya demostró con creces que esto de la música lo lleva impreso en su ADN. Y es que si, tal y como afirma el propio artista en el tema que abre el disco, él no podría vivir sin esto, lo cierto es que al resto de los mortales discos así nos hacen más ameno también el paseo por este mundo. ‘Bruno’ es una dosis de ilusión para los que creemos en el tipo de música al que Choclock da vida. Un disco ante el que ponerse con tiempo por delante, a solas, sin más pretensión que la de dejarse llevar. Cumplido esto el resto viene solo.

Fotografía: Aitana Pérez Sainz

Pese a que el disco se ha publicado hace apenas un mes el proceso de gestación del mismo ha sido muy largo. “2018 fue sesiones con otros artistas mientras yo planteaba qué quería hacer con mi disco. Y 2019 fue seguir haciendo sesiones mientras perfilaba y terminaba el disco. Antes de sacar este trabajo llevaba ya dos años metido en el disco y estaba como cansado de todos los temas, dudando un montón, no sabía si iba a valer para algo. Al sacarlo me di cuenta de que sí, que está la gente flipándolo y dándome un montón de amor, así que estoy muy contento”. Satisfecho y esperanzado Bruno ve este momento de su carrera como el principio de algo mas serio, un punto de inflexión a través del que espera que le lleguen cosas mas grandes que según afirma, no sin cierto secretismo, se andan ya cociendo.

 

LA MADUREZ DE UN BROKE NIÑO QUE SIGUE CREYENDO EN ESO DE QUE LA UNIÓN HACE LA FUERZA

Dicen que un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido. Y quizá la brillantez que esconde ‘Bruno’ sea fruto de dar rienda suelta a la madurez de ese broke niño que el artista, pese a todo y gracias a todo, aún lleva dentro. “A raíz de disolver el grupo me dí cuenta de que necesitaba definirme como artista, el sonido, la estética y demás, fue como un punto de inflexión. Ahora toca presentarme, decir `este soy yo´. Del disco anterior a este veo un paso de madurez, de definirme a mí mismo. En ‘Suave’ hice música sin pretensiones, para pasármelo bien con mis amigos y ahora he ido un paso más allá”. Algo que se nota no solo a la hora de enfrentarse a cuidadísimas producciones como las que encierran temas como ‘La Visión’, ‘Vivir sin esto’ o ‘Confías’, sino a la hora de transmitir a través de la voz. Se ha cuidado no solo el qué decir sino el cómo, y es precisamente en este último punto donde Choclock se ha apuntado un tanto y donde más aporta en terreno lírico.

Pese a que el resultado final del LP dista en muchos aspectos de su primera etapa en compañía de los Broke Niños, es inevitable a lo largo del trabajo encontrar reminiscencias de una época que marcó no solo su trayectoria, sino la de otros muchos artistas. “No sé exactamente qué hemos podido aportar al panorama, quizá algo de frescura. No se cómo hemos influido pero si creo que hemos hecho algo. Aquí en las islas vemos artistas nuevos que salen y que se nota que les molamos y que han bebido un poco de nosotros. No solo de España, también artistas de fuera. Incluso artistas que yo he escuchado y que no tenía ni idea de que les gustaba mi música y que han venido luego a decirme que han sido seguidores nuestros de siempre”. Haciendo real eso de “922 en las bios, creando movimiento”.

“En el rap las letras eran lo más importante, lo que te daba un sello de identidad dentro del género. Si otra persona te lo estaba escribiendo es como que estabas perdiendo credibilidad, que no tenías el crédito que mereces como artista. En España no venimos de una industria, esto viene de algo muy underground, algo que todavía se está formando, no se ve como music business sino como algo mucho más puro”.

Si hay algo destacable del disco es la cantidad de gente implicada en el mismo. No solo Choclock ha volcado su alma en estos doce temas, junto a él otros artistas han dejado imprenta su huella en producciones y letras. Un hecho, sobre todo en terreno lírico, que mientras que en otros países como EEUU tienen superado, en España aún se ve con recelo. Es como si tener un co writer restara valor de manera automática a un artista. Afirmación que se cae por su propio peso cuando uno se pone frente a canciones como las que recopila ‘Bruno’. “Yo creo que tiene un poco que ver con el rap en sí, toda la música urbana viene un poco de ahí, y en el rap las letras eran como lo más importante, lo que te daba un sello de identidad dentro del género. Si otra persona te lo estaba escribiendo es como que estabas perdiendo credibilidad, que no tenías el crédito que mereces como artista. En España no venimos de una industria, esto viene de algo muy underground, algo que todavía se está formando, no se ve como music business sino como algo mucho más puro. Nosotros realmente no sé ni por qué lo hicimos así pero ya desde BNMP venimos trabajando en grupo. Igual que otros quedan para jugar al FIFA nosotros quedábamos para hacer música, lo hacíamos sin pretensiones. Yo hacía una letra y era para el otro, y el otro me hacía a mí una base… Siempre hemos hecho todo entre todos”.

 

LA HUELLA DE DANO Y LEX EN UN DISCO QUE DESDIBUJA GÉNEROS

La huella que ha dejado Dano en el disco se palpa desde el minuto número uno. Una figura importante que ha ido haciendo que las piezas de cada canción fueran encajando. “Conté con Dano a raíz de currar en el disco de Cruz, el de Maracucho. Contacte con él y con Lex porque ví como trabajando en Maracucho le dieron forma a todos los temas para convertirlo en un disco y me gustó muchísimo. Es lo que yo necesitaba. Dano curró más en el disco de Cruz a nivel de producción y en el mío curró más a nivel de producción vocal. Yo hacía todo el tema, la idea, la base y cuando ya tenía toda la línea principal de voces ahí es cuando aparecía él y y empezábamos a maquinar. Ha aportado más cosas, pero creo que en lo que más ha aportado al disco es en la producción vocal”. No es por tanto sorprendente que Choclock agradezca tanto a Lex como a Dano la confianza que han puesto en él. “Creo que conmigo Lex y Dano vieron la oportunidad de trabajar en un estilo de música que en su época no estaba tan bien visto y de una forma que en su época no estaba tan bien vista y a ellos si que les flipaba. Creo que han confiado en mí no solo porque les gusta mi música sino porque les hace ilusión trabajar así sobre esta música, sobre un tipo de R&B”.

Catalogar este disco de R&B quizá le restaría importancia a otros muchos géneros con los que éste se va dando la mano en diferentes canciones. No se asusten los más puristas si ven por ejemplo hermanarse al reggaetón y al R&B en alguno de sus temas. En ‘Bruno’ queda confirmado que los límites musicales no están hechos para Choclock. “Yo no sé ni que es R&B ni que es nada. Estamos en un punto en que todo se ha mezclado con todo. Hay temas de reggaetón sonando en la radio que tu separas la base de lo que es la voz, escuchas la voz solo y puedes pensar que son melodías de R&B, los acordes tienen un rollazo súper R&B aunque los temas sean de reggaetón. En mi caso particular por ejemplo ‘Dolores’ no se que tiene de R&B , quizá los acordes, pero después la batería es reggaetón, es medio rap… Yo ya no digo si el R&B está pegado o no porque está en todos lados, igual que el reggaetón o el trap. Es un poco ambiguo. Los géneros están cada vez más desdibujados”. Y este disco es una buena prueba de ello. A pesar de que en general es un disco bastante lineal en lo que a ritmo se refiere, encontramos temas como‘ 100K’, con la impecable colaboración de Cruz Cafuné, o ‘Tiroteo’, que rompen un poco esa línea sin dejar de conservar su esencia, para darle mayor intensidad a ciertos momentos.

 

APELANDO DIRECTAMENTE A LOS SENTIMIENTOS, UN DISCO CARGADO DE INSTINTO

A lo largo del disco Choclock afirma en varias ocasiones ser un tipo frío, a pesar de que la sensación final con la que se queda una tras escucharle suele ser precisamente la contraria. “No se si frío pero sí distante. En la época en la que escribí algunas de esas canciones fue una época rara en la que estaba un poco más oscuro de lo que suelo estar, e igual es por eso. Pero sí que soy una persona un poco distante, de primeras no soy super abierto. No es que te vaya a mirar mal pero si que mido mucho las distancias”.

Unas distancias que no está manteniendo el público con él. De primeras la gente ha acogido este disco de una manera cercana, calurosa, desde una visión muy positiva que es difícil encontrar en una época en la que la tendencia es a destruir todo lo que se le pone al mundo por delante. “No sé ni cómo tomármelo, no se si es algo bueno o algo malo. Igual que me metan un poco de caña también está bien. Quizá no es que me vea con buenos ojos todo el mundo, sino que la gente que me ve con malos ojos lo ve como algo que no le gusta pero a lo que tampoco va a criticar. Yo tampoco es que me moje mucho ni cree mucha disputa. Igual es por eso, no lo sé”.

“Si yo hablo de algo es porque me toca muy de cerca, si no el tema de estar opinando me gusta dejarlo en mi círculo cercano. No creo que todo el mundo tenga la necesidad de llevar el peso de la moral y dejar claro qué le parece lo de los demás”

Dada la importancia que Choclock da a las letras de sus canciones, el artista se ha dejado llevar en ‘Bruno’ por temas que apelan directamente a los sentimientos, lo que le han ido marcando el instinto y las ganas en cada momento. Asegura que para formar parte de sus letras el tema que trata debe tocarle de cerca, huyendo de esa tendencia que marca el público de exigir posicionamientos a los artistas ante determinadas situaciones, tanto dentro como fuera de sus canciones. “A mi la verdad es que no me gusta posicionarme en cosas que me pillan lejos, cosas que no respiro todos los días. Si yo hablo de algo es porque me toca muy de cerca, si no el tema de estar opinando me gusta dejarlo en mi círculo cercano más que estar haciéndolo público. Es verdad que todos tenemos una influencia grande y hay que saber utilizarla pero tampoco creo que todo el mundo tenga la necesidad de llevar el peso de la moral y dejar claro qué le parece lo de los demás”.

Que el álbum esté teniendo tanta aceptación entre la gente tienes varias lecturas. Una de las más importantes es que, poco a poco, el oído del público va abriéndose a sonidos diferentes gracias al gran número de artistas que desde hace tiempo han ido abriendo nuevos horizontes. Los innovadores comienzan a no estar tan crucificados como antes, a pesar de que aún tienen que cargar con muchas cruces. “En España no sé si se innova bastante, pero si que cada artista tiene un rollo muy definido en comparación con Latinoamérica o América. Es de las cosas más bomba que veo yo en España. No me parece que la gente no esté innovando o que se le critique mucho por innovar, cada uno está a lo suyo sin mirar mucho al de al lado, o intentando no hacer lo que hace el de al lado y eso está de puta madre. Pero te van a criticar hagas lo que hagas, la cultura del hateo aquí es increíble”.

Fotografía: Edu Cabrera

En ‘Bruno’ Choclock ha reunido su faceta como productor y como cantante para, en una perfecta simbiosis, hacer renacer a ese completo artista que lleva dentro. Cuentas rendidas con ambos, al Choclock productor aún le quedan retos en el camino. “Sentarme con algún artista súper tocho que yo admire desde pequeño: PARTYNEXTDOOR, Drake… Españoles he trabajado ya con la mayoría que me flipa”. Y entre sueños, proyectos que ya van cobrando forma de cara a un futuro cercano. “Tengo varios temas ya preparados, para darle un empujón al disco, y estoy trabajando con todos los pibes, con Cruz, Abhir, Dawaira, a ver si sale algo también con Índigo Jams… Toda la gente de aquí de Tenerife básicamente y artistas de la península, que cada dos por tres estoy yendo para allá”.

Mientras tanto, y dentro de esa visión romántica casi extinta de disfrutar de los discos durante largos periodos de tiempo, nos quedamos enganchados a ‘Bruno’. Un disco que bien merece mantenerse en bucle en nuestros reproductores durante mucho tiempo. Choclock se queda en mi equipo.

Avatar
Sobre el Autor / Julia Álvarez

Periodista. Un alma hecha de historias. La música me ayuda a ponerles banda sonora.