Como el arte abstracto, el feísmo, nunca fue entendido.

Siempre nos asombró el espejo, aunque seguimos dudando de él.