Bienvenido a la era del streaming de videojuegos

158
Gaming /
Escrito por Ían Perez

A principios de año saltaba la noticia del lanzamiento de la primera plataforma de distribución de videojuegos: Wade, prestando sus servicios de juegos en la nube o cloud gaming de la mano de PlayGiga. De esta forma la empresa logró ser pionera en ofrecer comodidad, velocidad y mucha más variedad de contenidos a sus usuarios.

Lo más importante de este nuevo sistema es que no depende de su hardware para funcionar, sino de su streaming. En sí no es una novedad, porque ya se utilizaban estos métodos en 2010, pero ha llegado la época y el momento exacto para empezar a llevar al mercado este tipo de plataformas. Actualmente, y aunque Wade se adelantara a otras en lanzar estos servicios, existen pocas empresas que lo ofrezcan. Aún así, la creación de estas plataformas van a ser una tendencia en aumento constante, como bien atesora las fuertes apuestas de Google con Stadia, PlayStation Now de PSN, GForce Now de NVidia, Microsoft con xCloud o EA con GameFly.

Microsoft xCloud

Una relación cada vez más cercana

Si ya se empezó a trabajar para llevar a los clientes videojuegos de forma instantánea y sin aplicar el más mínimo esfuerzo, ¿por qué no probar haciendo una especie de remake de las series más taquilleras en forma de videojuego? Lo hicieron. Netflix presentó este verano un juego basado en una de sus series más famosas, ‘Strangers things’, disponible para todo tipo de formatos y ofreciendo la posibilidad a los fans de explorar Hawkings poniéndose en la piel de uno de sus protagonistas. Con el lanzamiento del siguiente, ‘El cristal Oscuro: La era de la resistencia’, la empresa anunció otro título con fecha de salida para 2020. Este lanzamiento estará disponible para iOS y Android, valiéndose de la la tecnología de realidad aumentada para ofrecer un producto diferenciador.

Por si esto fuera poco, y debido a que la transformación de serie en videojuego no ha tenido el éxito que se esperaba en Los gatos, California (sede central de Netflix), han seguido trabajando para continuar vinculados a este sector. Ya en 2017, estrenaron ‘Castlevania’ en un acuerdo con Konami, serie basada en el videojuego de 1989 ‘Castlevania III: Dracula’s curse’. Debido al éxito de sus últimos dos años, en la actualidad la empresa también se ha centrado en cerrar otros proyectos interesantes como ‘The Witcher’, ‘Resident Evil’ o ‘Devil May Cray’.

Representar los videojuegos en la pequeña pantalla cada vez va a ser más habitual. Y es que las grandes empresas audiovisuales, junto a la potente industria de videojuegos, plantean un futuro que va acercando poco a poco una realidad virtual más transmedia que nunca.

 

Google Stadia, sin consola

Debido a este auge, Netflix ha decidido estrenar su propia plataforma de videojuegos en streaming. Google Stadia se convertirá, el próximo 19 de noviembre, en una de las joyas de la empresa. Con su propio mando inalámbrico y un catálogo muy extenso, nos acercará el porvenir del mundo gamer. Parece ser que la nube es el futuro de la industria del videojuego y, más en concreto, el formato multiplataforma, convirtiéndose en el hilo conductor que marcará el éxito de un nuevo modelo. Esto es un ejemplo claro de la inevitable cohesión entre los diferentes servicios que están al amparo de la evolución tecnológica y que, visto desde fuera, parece imposible parar porque estos avances los hacen más competitivos gracias a la variada oferta que pueden ofrecer. Son pasos que ya están dados, pero metidos de lleno en semejante ecosistema, la estrategia de esperar no es una opción.

Dentro de la industria del videojuego existen constantes alternativas por las que se augura un futuro incierto, pudiendo destacar una serie de tendencias que marcarán sus próximos movimientos. Primero, la realidad aumentada y virtual, segundo, los E-Sports, y tercero, el cloud gaming. Los tres están en completa relación e incluso en unos años podríamos llamarlos con el mismo nombre. Como pasó con la música y las películas, la adquisición del derecho de uso ha adelantado por la derecha al formato físico y al casi desaparecido vínculo de pertenencia. Y es que, si bien son avances que se encuentran desde hace años listos para funcionar, será a partir del próximo año cuando seamos testigos de la estandarización de una nueva forma de entender y consumir los videojuegos.