Home»DESTACADOS»Havana Club x LATIGO: el espíritu cubano más madrileño

Havana Club x LATIGO: el espíritu cubano más madrileño

0
Shares
Pinterest Google+

Havana Club 7 x Fleek

Si alguien te dijera hoy mismo que va a montar una tienda de gorras, probablemente tu reacción no sería de mucha sorpresa. Se trata de un accesorio en pleno auge que cuenta con una horda de seguidores sea cual sea su estilo vistiendo. Pero hagamos el esfuerzo de pensar que esto tuvo lugar hace más de cinco años. Imagínate a Javier Munárriz y Jorge Fernández contando el proyecto a su círculo cercano, y estos escuchándolo mientras sus sentimientos fluctúan entre la incredulidad y la desconfianza provocada por la falta de referentes hasta el momento.

Estos viajes en el tiempo acaban en la azotea del Hotel Emperador a pocas horas de que comenzara una pool party provocada por la unión de LATIGO & Havana Club en una colección cápsula. Una locura que parte de Madrid, tiene a la capital como principal fuente de inspiración, pero que hace escala en Cuba para marcar un hito en la historia de la firma creada por Javier y Jorge. Hablamos con ellos para descubrir todo sobre esta suma de fuerzas.

La Isla de Madrid

Nos tenemos que remontar hasta 1931 para llegar al momento en el que Luis Gutiérrez Soto diseñó una piscina pública cuyo agua procedía del río Manzanares. Esta construcción recibió el nombre de ‘La Isla de Madrid’, siendo el punto de partida del proceso de creación de la selección de Havana Club & LATIGO.

Sobre el desarrollo de la colección, comentan que hubo un tiempo inicial muy inquietante en el que la musa les abandonó por completo, siendo rescatados por su diseñador gráfico de cabecera. “Fue un poco de casualidad. Un día estábamos en la oficina, vino Naz y dijo “mira lo que había en Madrid antes”. Lo empezamos a ver, le dimos vueltas y atamos cabos. La Isla, el concepto que hay detrás, por qué se creó esa piscina, para qué era. Había una historia muy bonita”, explican.

Y es que lo que comparten y recuperan, al fin y al cabo, es un pedazo de historia. Ellos han aprendido al empaparse para dar forma a la cápsula y la gente va a aprender conociendo algo más de Madrid. No hay que hacer grandes esfuerzos para entrar en la propuesta, no es enrevesada ni busca establecer conexiones confusas. Es tan clara como lo era el agua de La Isla.

Son siete las piezas creadas para la ocasión, con el agua, los mosaicos, los edificios, el cielo de Madrid y el 7, número mágico de Havana Club, como elementos de diseño dispuestos sobre un pañuelo de seda fabricado en Italia, un polo, una camiseta de manga corta, un bañador de chica y chico, un batín, unas chanclas y, como no, una botella de ron Havana Club 7 de edición limitada. 

Círculo cerrado

Hace tres años, LATIGO lanzaba una colección titulada ‘AQUI NO HAY. PLAYA’, haciendo referencia al verano en Madrid, al hecho de ‘comerte’ la ciudad en julio y agosto, de buscarte la vida para encontrar planes alternativos sobre el asfalto.

Para una firma, que nace con una propuesta concreta y es precisamente lo que le otorga una esencia específica a ojos del consumidor, ser fiel a su mensaje es una de las características más importantes. Obviamente se pueden realizar cambios de rumbo pero que, de algún u otro modo, pueda echar la vista atrás y no se resienta, es algo que funciona como un indicador de que las cosas se están haciendo muy bien.

La Familia por encima de todo

Empezaron Javier y Jorge, pero sienten y expresan que lo que hacen ahora mismo sería inviable si exclusivamente fueran y contaran con ellos. Cada pieza es importante, no teniendo solo en cuenta a su equipo de trabajo, si no también al propio público. Aseguran ser conscientes de que metas que les quedan por alcanzar serán imposibles de lograr sin el apoyo de la gente.

“La intención desde el principio ha sido crecer apoyándonos en los demás y no pisándoles. Cuando llegamos vimos que eso no existía, que realmente el fenómeno ‘streetwear’ no crecía tanto porque cuando uno asomaba la cabeza, rápidamente otro se la metía para abajo. Si el de al lado crece, habrá muchas más posibilidades de que tú crezcas”. Así explica Javier el que podríamos denominar como mantra de LATIGO. Una idea gracias a la cual son tomados como referentes por muchos. No solo como firma de streetwear, si no como comunidad y como plataforma. No se trata de una forma de encarar el día a día de una empresa, va más allá y es extensible a cualquier faceta de la vida.

Parte de un todo en plena expansión

En ocasiones tan solo se tiene en cuenta el momento actual, dejando de lado por completo el camino que te ha llevado a ese punto. Que ahora cuenten con el apoyo de Havana Club no quita que hayan atravesado por todo el cambio que ha experimentado la moda urbana y el propio público con ella, unido todo además a los constantes retos que supone el día a día de un emprendedor. “Cuando nosotros abrimos la tienda vendíamos gorras a 45 euros, que jamás se habían vendido gorras a 45 euros, y teníamos que aguantar comentarios de todo tipo”, cuentan.

No se consideran punta de lanza de nada, porque sienten que no son únicamente los culpables de ello. Han sido muchos pero, en lo que tiene que ver con tienda de gorras, nadie puede negar que son pioneros. En ocasiones se dice eso de: si no eres tú, probablemente será otro. LATIGO vio la oportunidad y se subió a un tren que todavía no tenía hoja de ruta ni planes de arrancar.

Hay planes. Esperamos el año que viene poder conseguirlo”, comenta Jorge sobre la internacionalización de la marca. Y es que es imposible no preguntarse si a través de esta unión pueden estar dando un paso de gigante en este objetivo. “Mola que te cojan a ti y si eso tiene una repercusión internacional, bienvenido sea. Nosotros queremos crecer, no nos queremos quedar en España, no queremos que LATIGO solo se venda en Madrid o España. Queremos que a todo el mundo que le mole lo pueda comprar de una manera fácil o gente que ni lo conozca lo pueda descubrir”, completa Javier.

Porque sí, Madrid no tiene playa, pero siguiendo a los locos que celebran la vida desde sus propias islas, tampoco la necesita.

Previous post

Ara Malikian Feat. Kase O. - El Todo

Next post

Chadia Rodriguez - Coca Cola