Home»OPINION»ARTÍCULOS»Maikel Delacalle: “La humildad es lo último que se debería perder”

Maikel Delacalle: “La humildad es lo último que se debería perder”

13
Shares
Pinterest Google+
Fotógrafo: @souloneryounger

Talento, clase, humildad, saber estar, una potente imagen y las ideas muy pero que muy claras. Si metes todas esas cualidades en una coctelera y agitas el resultado es Maikel Delacalle, un canario fresco y puro al que el tiempo, célebre por poner a cada persona en su lugar, le está cediendo el sitio que se merece en tiempo récord. La pérdida de su madre siendo tan solo un niño generó en él la necesidad de expresarse, encontrando en la música el mejor vehículo para dejar fluir sus sentimientos. En poco tiempo Maikel Delacalle ha hecho de su hobby una profesión que le ha permitido pasar de frecuentar las calles a subirse a grandes escenarios. Su increíble talento para la música en directo, tan denostada en los últimos tiempos, la facilidad para romper de manera natural con los estereotipos que rondan con demasiada frecuencia al género y la humildad de la que hace gala pese al subidón que ha experimentado en los últimos meses, hacen de Maikel Delacalle uno de los artistas más interesantes del panorama.

Antes de partir hacia Los Ángeles, donde ha compartido escenario con J Balvin y otros artistas en el estadio de los Lakers, Maikel Delacalle compartió un ratito con Fleek para hablarnos de música, de calle, de vida, de nuevos proyectos. Profundizamos un poco más en la figura del que me atrevería a calificar como el artista español con más proyección internacional del género.

Su canal de Youtube acumula millones de views. Una hazaña que ha ido in crescendo gracias al boca a boca de la gente y a las buenas cartas que desde el primer día el canario ha jugado en terreno musical. Una creciente popularidad que, como es lógico, no deja de crear cierta presión en el artista.  “La mayor presión es que tú empiezas haciendo música para ti, porque te gusta. A día de hoy lo sigo haciendo también porque me gusta pero ahora tengo la presión de que cada tema sí o sí tiene que ser un hit. Ahora hago un poco más las cosas pensando en el público. Pero no importa, porque a veces esa presión es buena. Es como cuando un jugador de fútbol va a tirar un penalti. Si al final mete gol toda esa presión valió la pena”.

Si por algo resulta interesante la figura de Maikel Delacalle es porque, además del talento del que hace gala, cuenta con todos los inputs necesarios para romper con el estigma que aún hoy tiene la música urbana en España. “Creo que lo puedo romper, y lo estoy haciendo, lo estoy intentando hacer. Intento que toda mi música, aunque esté en ocasiones hablando de sexo, respete a la mujer.  Hay gente que hace música y no lo hace y no pasa nada, porque es su manera de hablar. Yo hablando normal no digo ciertas cosas de una mujer entonces cantando tampoco las voy a decir. Habrá frases mías que escuchas y que son mucho más picantes, pero el respeto siempre está. Quizá como perdí a mi madre cuando era niño a la mujer la tengo en un altar“.

Fotógrafo: @souloneryounger

TALENTO DE SUPERESTRELLA, HUMILDAD DE CHICO DE BARRIO

La vida de Maikel ha tenido mucho de calle, y es por eso que es imposible entender lo que es el artista a día de hoy sin hacer mención a ésta. Le cogió cariño a la calle desde bien pequeño, la calle le quiso adoptar y pese a que los últimos acontecimientos han hecho que se aleje un poco de ella (gajes del oficio), Maikel intenta tenerla siempre presente. “Siempre que tengo un poquito de tiempo voy al barrio, pero ya es diferente, lo miras desde otra perspectiva. Ya uno no lo vive en carne viva, no trabaja en ella. Pero claro que la echo de menos, al final es lo que me hizo hombre. Yo entré en un centro de menores en Tenerife y eso también me hizo más hombre, me hizo aprender, ahí viví también la verdadera calle. Y al final aprendí que la calle no está en la calle, la calle está en las personas. Y la calle es tener cabeza, ya sea para hacer bien un business o para dar de comer a tu hijo. También tiene su lado malo, pero yo pienso que si por ejemplo yo tuviera un hijo y viviera igual que yo, y al final le tocara vivir un poco la calle, si le soltara en una calle de New York, aunque no hablara inglés, se buscaría la vida. Ya no te digo de qué manera, pero se buscaría la vida y volvería aquí. En cambio si votas al más inteligente de cualquier clase pero que no tiene nada de calle le va a costar un poco más. La calle al final también te ayuda un poco”.

Son muchas las ocasiones en las que Maikel Delacalle ha querido dejar patente que lo suyo en el mundo de la música es ser sincero, que no está aquí para representar ningún papel. Sobre si considera que falta autenticidad en los músicos y sobran actores la respuesta de Delacalle es contundente. “Sí y mil veces sí. Pienso eso y no voy a ser hipócrita. Y hay mucha gente que hace un papel y no le queda mal, pero los que de verdad no hacemos ningún papel sabemos quien lo está haciendo. Pero no pasa nada, las torres se caen si se tienen que caer. Al público a veces le gustan también los papeles, a veces están bien también”.

Lo más preciado que puede tener un artista es la humildad y Maikel Delacalle derrocha humildad por los cuatro costados. Consciente de la importancia que ésta tiene para él y para su propia carrera, Maikel Delacalle tiene claro que “si algún día viera que estoy empezando a perder la humildad me pego un tiro o algo. La humildad es lo último que se debería perder porque la humildad es uno, eres mismo. Tienes que ser tú mismo. Ahora, si eres un chulo y no tienes humildad desde el día cero… sé un chulo toda tu vida. Yo soy de otra manera y no quiero cambiar”.

La humildad es lo último que se debería perder porque la humildad eres mismo. Tienes que ser tú mismo 

Son pocas las cosas que hacen perder la paciencia al artista, entre ellas la mentira. “Me hacen perder la paciencia las personas falsas y las mentiras, sobre todo las críticas que son mentira. Las criticas duelen, y más las que son falsas. Y el que diga que le dan igual las críticas y no se pone a leer en Youtube las cosas es un mentiroso, porque aquí todos queremos saber lo que opinan de uno. Yo he intentado ganarme el respeto de la gente, y la gente que es de barrio me ha dado su respaldo”. Prueba de ello es la escasa cantidad de comentarios negativos que se pueden encontrar en Internet sobre él, algo difícil de conseguir actualmente en un espacio digital en el que parece que todo vale. Una hazaña a la que se suma la visión positiva que tienen de él los propios profesionales del sector musical donde Delacalle es visto también con buenos ojos. “Quizá por ser un poco real hasta los que no son de mi género me valoran. Te voy a poner un ejemplo. Sharif hace no mucho me escribió por Instagram y me pareció increíble porque es una persona de rap. Yo empecé haciendo rap, pero ahora mismo a mí no me puedes encasillar en eso porque mi música no tiene nada que ver… Y que una persona como él acepte mi música, y no solo eso, que me diga que le gusta y que le parece que estoy haciendo un buen trabajo… Entonces uno se lo va creyendo también un poco más. Al final todos los que no hacen un papel, el que es trapero, el que es rapero, el que es reggaetonero… todos son músicos, todos son compositores. Si el rapero supiese hacer rock y el rock estuviera de moda haría rock, entiendes. Así funciona. Es música, todo es música”.

EN DEFENSA DEL R&B Y LOS DIRECTOS

Fotógrafo: @souloneryounger

Maikel Delacalle ha puesto al R&B en un primer plano en España gracias a su música. Sin embargo, y a pesar de que cada vez son más los referentes internacionales que nos están llegando, el género aún parece no haber encontrado un hueco en nuestro país para desarrollarse. “Creo que la escena no termina de despegar porque la gente no termina de acostumbrarse. El R&B es un sonido que está poco visto en España. En Latinoamérica, al estar más cerca de EEUU, se han criado con ello, con el R&B, el trap, el rap, el dembow, el reggaeton… Aquí nosotros estamos acostumbrados al pop, al rock, al rap y poco más. Ahora hay muchos artistas que estamos intentando hacer lo mismo. Y entre tantos hay muchos a los que no se les da bien y hay gente que no termina de aceptarlo. Hay gente que debería quedarse haciendo lo que se le da bien, y otra gente que debería hacer cosas nuevas. Pero sí que es verdad que están saliendo muchos talentos aquí en España que en un futuro podemos ser de los más importantes. No creo que falte calidad, creo que falta que la gente se acostumbre a ese sonido para que nosotros nos motivemos también. Yo quiero pegar el R&B en España, ese R&B noventero. Voy para adelante con eso. Nos veremos pronto y, si Dios quiere, te diré: mira al final lo conseguí’. Y si se puede intentar hablar bien para que lo escuchen todos los públicos, mejor. La música buena al final la gente la va a terminar aceptando”.

Consciente de la cantidad de gente que, como nos comentaba, hay haciendo lo mismo en terreno musical, Maikel Delacalle ha optado desde hace tiempo por diferenciarse del resto y arriesgar para intentar llegar más lejos. “Al final todo es lo mismo, y va a ser difícil que todos intentemos lo mismo. Es mejor que algunos lo intentemos por otros lados. Mírame a mí: estoy cruzando el charco, haciendo cosas diferentes. Ahora van a venir canciones con artistas latinoamericanos, de Puerto Rico, que están bastante bien. Entre ellas J Balvin. Es mi amigo y tengo un proyecto con él que vendrá un poco más tarde, va más despacio”.

“Quiero pegar el R&B en España, ese R&B noventero. Voy para adelante con eso 

Si soñó con algo siempre Maikel Delacalle fue con convertirse en un ejemplo a seguir. No le ha hecho falta mucho tiempo para conseguirlo, en tan solo unos meses ha aglutinado a un séquito de seguidores que se ven reflejados en él, en su música, sus acciones, su forma de vestir. “Los artistas tenemos que ser ejemplo, y es un poco difícil porque uno también tiene sus cosas malas, sus manías, y no siempre puede dar ejemplo. Soy consciente de que soy ejemplo para mucha gente pero a la misma vez es mejor que uno no piense en esas cosas, que seas tú mismo, porque eso es lo que le gusta a la gente de ti. Si que es verdad que ahora quizá me cuesta un poco más subir algunas cosas porque ahora no le estoy hablando a mil personas, le estoy hablando al triple”.

Si en algo destaca Maikel Delacalle es en los directos. No es difícil poder disfrutar de lives en sus redes sociales, algo que choca en una época en la que los directos están perdiendo calidad para convertirse en auténticas performances. Y es que para Delacalle el directo debería ser la base de todo artista. “La sica empezó en los directos, ¿cómo el directo no va a ser importante? Primero rrate un directo y después rrate un tema. Cuando no había para grabar ¿cómo crees que iba? De oído en oído, cantándole a la gente. Entonces yo creo que debe haber más trabajo en el directo o en una voz, o en donde sea, como si no tienes voz, en los que tienes detrás que te acompañen. No importa, entre 5 puedes hacer algo también increíble. Para mí es más importante el directo que la propia canción“. Sobre los requisitos que considera imprescindibles en un artista cuando se sube al escenario Maikel Delacalle destaca “tener sentimiento 100% y sobre todo seguridad, porque si tú no estás seguro es cuando fallas. Tienes que estar seguro de ti mismo. Si estás encima del escenario es por algo, porque lo vales“.

CON LA MENTE ABIERTA. DE LA ADMIRACIÓN POR ALEJANDRO SANZ AL SUPPORT DE J BALVIN

SI hay algo incuestionable es que Maikel Delacalle es un tío de mente abierta. Prueba de ello es que no titubea al confesar que para él Alejandro Sanz “canta increíble” o que Fito y Fitipaldis “tienen las mejores letras”. Y quizá sea ese el motivo por el que el artista no entiende por qué se critican tanto diferentes colaboraciones entre géneros. “La gente se tiene que acostumbrar a todo. ¿Por qué la gente tiene que criticar eso?. La gente encasilla por ejemplo que venga un chavalín como Abraham Mateo con 50 Cent. La gente no tiene que meterse tanto en eso, si la canción es buena da igual. Gracias a que un español colabore con un americano el americano puede estar mirando lo que se mueve por aquí. Es como Nicki Minaj con Farruko, mira la puerta que acaba de abrir Farruko. Tory Lanez está haciendo ahora cosas con ellos”.

J Balvin, uno de los referentes del género, ha sido uno de los grandes apoyos que ha tenido Delacalle a nivel internacional. De él el artista ha dicho que jamás lo llevaría a uno de sus directos como telonero, sino de igual a igual, y que tiene un color único que puede permitir que se internacionalice de manera rápida. ¡Casi nada! “Dan ganas hasta de llorar que te diga eso una persona así. No sabes la admiración que le tengo. Lo admiro más ahora que lo conozco que antes que no lo conocía porque es una gran persona. Me ha dado grandes consejos“. Entre ellos, “persistir y que a veces uno tiene que no escuchar, poner la mente en blanco y tener tiempo para sí mismo“.

Precisamente con J Balvin ha estado hace poco en Latinoamérica. Allí ha podido descubrir de primera mano, y al amparo de algunos de los mejores profesionales de la escena latinoamericana, la manera de trabajar que tienen y por qué su modus operandi les está llevando a romper el mercado a nivel internacional. “Allí no es que sean más o menos profesionales, es que quizá se apoyan más entre ellos. No quiero decir que aquí no, yo con todos los que he colaborado hoy en día son amigos, la verdad es que en la música se hacen amigos. Pero en España todavía falta que la gente se acostumbre, tanto artistas como público, que nos apoyemos unos a otros, que es lo están haciendo allá desde hace mucho tiempo. Es la manera de llegar. Hay una frase que siempre me dice mi abuela que es que caminando solo llegas más rápido pero con compañía llegas más lejos. Y es verdad, es así. Y puede que estando solo ni llegues más rápido”.

Si algo comparte Maikel Delacalle con J Balvin, además de un exquisito olfato para la música, es el gusto por la moda, y más específicamente su pasión por las zapatillas. “Desde siempre me ha gustado llamar la atención, desde pequeñito. Y hasta antes cuando no tenía ni presupuesto para comprarme nada ya uno se las ingeniaba para ir guapo e ir bien vestido. Me gusta mucho la moda. A mí me patrocina Nike y soy fan de las zapatillas. Tengo muchísimas. Le da pena a uno hasta tirar las cajas. Y me las pongo todas. Yo me compro algo en una tienda y me lo pongo, me voy de la tienda con ello puesto. Eso sí, no soy mucho de cosas caras“.

“En España falta que nos apoyemos unos a otros, que es lo están haciendo en Latinoamérica desde hace mucho tiempo. Es la manera de llegar

CREANDO FUTURO

Fotógrafo: @souloneryounger

Si el presente de Maikel Delacalle ya goza de buena salud el futuro se vaticina mucho más fructuoso. Tiene todo lo necesario: “mi compañía, mi equipo, tengo mi gente que me apoya y me quiere, y tengo mi público que sin el público uno no es nadie. Mi público es mi gente”. Y sobre todo le sobran ganas. “El poder está en las ganas, ese es el secreto. Uno tiene que tener ganas. Sin ganas no hay nada“.

Entre sus objetivos la idea que lleva tiempo rondándole la mente de hacer un LP en el que cada canción haga un guiño a un género musical diferente. “La idea de ese LP la sigo teniendo y lo voy a hacer. Va a ser como mi LP de futuro. Pero ahora en mente tengo otras cosas. Han salido cosas mejores entonces tengo que ir creciendo y haciendo cosas diferentes”. Entre esos planes sacar cosas con Universal a la par que apoyar a otros artistas a través de A&D, un proyecto del que forma parte desde sus inicios y que, pese a que muchos piensen lo contrario, sigue formando parte de su presente. “Hay mucha gente que no lo ha entendido realmente. A&D está con Universal, mi equipo entero está con Universal. Mi equipo sigue siendo A&D, mi música sigue siendo Maikel Delacalle, pero ahora estoy patrocinado por Universal Music. Sigue siendo el mismo equipo, mis hermanos. Uno no se puede desprender de ellos. Al final somos un motor, si no cuadran ellos no cuadro yo. Mejor lo malo conocido que lo nuevo por conocer. Quiero seguir con A&D Music y sacar a artistas también, sacar a chavales de la calle, y ver esa ilusión que tengo yo“. Y es que Maikel Delacalle excepto a hacer electrolatino, que no le gusta nada, está dispuesto a atreverse a cualquier cosa.

Consciente de que “hay que ser muy agradecido en esta vida”, Maikel Delacalle se enfrenta al futuro con “ganas de comerme el mundo, de sacar todo lo nuevo, que la gente vea música en mí y que vea un cambio diferente ahora que estoy con una compañía. Uno de mis objetivos es sonar en todos lados. Pero mi sueño a parte de eso es poder ayudar a mi familia. A mi abuela la quiero comprar una casa. Lo voy a conseguir y lo voy a hacer”. El truco, como él dice, está en no perder la fe en uno mismo y motivos para seguir creyendo en su potencial desde luego que no le faltan. ¡El futuro es tuyo, Maikel! Y lo de esa casa solo cuestión de tiempo.

Previous post

Alan Bi Rush & Ivan Moss - Helsinki

Next post

Blake - Triple tempo