Home»OPINION»CRÓNICAS»Hecho, es simple… sigue siendo ese rapero

Hecho, es simple… sigue siendo ese rapero

2
Shares
Pinterest Google+
Foto de archivo: Oscar Arribas

La sala Penélope de Madrid era ayer un nido de ganas, de ilusión, de cientos de personas reunidas con un mismo objetivo. ¿La misión? Partir la madre. 7 Notas 7 Colores arrancaba en la capital la gira que les llevará a lo largo de 2017 por toda la geografía española celebrando el 20 aniversario de “Hecho, es simple”, uno de los discos que han marcado la historia del Hip Hop español. Con una sala que no colgó el sold out, pero que estaba prácticamente llena, Tony Touch salía al escenario para amenizar la espera a los asistentes con decenas de temas antiguos que animaban a retroceder en el tiempo como antesala del remember que vendría después de la mano del propio Muchacho.

Nada más llegar a la sala, Oliver no dudaba en pisar el escenario para saludar a Tony Touch antes de irse al camerino. Un saludo que reclamó el público también para sí mismo y que le fue correspondido durante unos segundos. Sin embargo, habría que esperar hasta las 21:40h para que ZemoDj Vadim y Mbaka hicieran su aparición en el escenario para allanar la salida del Muchacho que, nada más aterrizar sobre la tarima, arrojaba uno de los pocos guiños que lanzó al público a lo largo de todo el directo: “¡Como habéis estado 20 años ahí! Esto no es el final ni mucho menos. Me alegro de veros”.

Lo que vino a partir de ese momento fue una sucesión de temazos que siguieron prácticamente el esquema del tracklist del disco: “Hecho es simple”, “Buah”, “En el Fuego”, “Puercos”, “Partir la Madre”, “Con esos ojitos”… Unos temas que, una vez agotado el repertorio, se entrelezaban con canciones de “La Mami Internacional” o “Chulería”. Una batería de singles de lo más potentes, tal y como nos tiene acostumbrados el Muchacho, cuyo punto final puso uno de sus últimos hits, un “Aquí te pillo aquí temazo” que coreó la sala como si el mundo se fuera a acabar en ese mismo instante.

Faltó Dive Dibbosso y, aunque hubiera sido anecdótica, se echó de menos su presencia en esa fiesta. La atmósfera que consiguió Dive en el “Hecho, es Simple” fue en su momento parte del éxito del trabajo por lo que su ausencia fue más que notable. Para suplirla, Zemo, Vadim y el propio Muchacho “lo más cerca de 7 Notas que hemos podido estar y que hemos estado en 15 años”, según comentaba Mucho.

“Simple, ¿no? Y funciona mi empresa”

Para ser un 20 aniversario el concierto fue de lo más simple. Un directo que se notó que lo llevaban poco preparado, con un Muchacho yendo continuamente a dirigir, hablar, acordar a la mesa de Vadim y Zemo.  Un espectáculo con muchos vacíos entre canciones, con gente que disfrutaba cada tema al máximo mientras se estaba ejecutando, pero a la que luego le costaba regalar un aplauso al Muchacho. Sin embargo, a este directo le salva con creces lo de siempre: el descaro, el poder, la calidad de la que Mucho hace gala cada vez que coge un micrófono y se pone a escupir rimas. Con su peculiar estilo, rapeando como si lo de fluir fuera intrínseco a su naturaleza, el artista dejó patente que en su día estaba adelantado a su tiempo, que el “Hecho es simple” sigue sonando contemporáneo a día de hoy, que la buena música perdura eterna en la gente en la que caló hondo.

Entre los momentos que dejó la noche destacar a la gente coreando un “Yo tengo el Hecho es simple”, tal y como les animaba a hacer el propio Oliver. Un Muchacho tirando camisetas al público a la voz de “Yo no me vendo, me regalo”, el mano a mano entre el Muchacho y Tony Touch al ritmo de “Será mejor”; o al artista diciendo eso de “Juan Solo fue un gran maestro para mí” después de impregnar de raperitis toda la sala.

Según comentaba ayer el Muchacho la gira comenzó en Madrid y será en en esa misma ciudad donde se cierre. Y si, quizá no fuera un concierto mimado, quizá como muchos se quejaron al final del show la duración del mismo (poquito más de una hora) se quedó escasa para el precio de la entrada. Pero si hay algo innegable es que cada vez que Mucho cogía el micro la sala se impregnaba de magia; que el público, casi todos treintañeros, volvimos a revivir épocas pasadas, a disfrutar de la música como si el resto, el show, la parafernalia no importara.  Y es que ya lo dijo él en su momento: Simple, ¿no? Y funciona mi empresa.

Previous post

Delamama - Trulov3

Next post

Juancho Marqués Feat. Sule B - Han resucitado