Home»JUST KIDDING»10 cosas que haces solo en casa

10 cosas que haces solo en casa

0
Shares
Pinterest Google+

Probablemente tus padres no te olvidaran en casa mientras cogían un avión para irse de vacaciones como le ocurría a Macaulay Culkin y, probablemente, tampoco lo habrías pasado tan mal si lo hubieran hecho. Ahora mismo, con unos cuantos años más a tu espalda, no encuentras el momento en el que tus queridos padres ganen un concurso -de esos de enviar tapas de yogures y pasarte un mes en una isla caribeña con pulserita de todo incluido- para que tengas toda la casa para ti solo y poder hacer esas cosas que todos hacen pero que nadie dice.

1 – IR DESNUDO

Cuando digo ‘ir’ digo dormir, desayunar, tumbarse en el sofá, ver la tele, comer, recibir a los invitados, calentar la pizza, cenar… TODO. Ir desnudo es como la salsa barbacoa, todo es mejor con ella. Igual no me creéis, pero he llegado a pedir una pizza por teléfono y después de maldecir cada segundo que excedía los 45 minutos de reparto, cuando ha llamado el repartidor a casa no he abierto la puerta por no tener que vestirme.

Mi reacción cuando sonó el timbre

2 – PONER LA MÚSICA MUY ALTA

No hay cosa que más me moleste que estar gosándomelo con algún hit como si no hubiera mañana y que alguien me diga que baje la música. Si vives en una casa donde lo normal es que haya de media más de tres personas, por no hablar de las horas puntas, véase desayuno o cena, estarás deseando quedarte solo para adueñarte de la cadena de música y amenizarle la tarde al vecino. Por supuesto, esta opción puede combinarse con la primera, y si eres un tío, el baile del helicóptero seguro que es un fijo en tu coreografía.

Como crees que bailas

Como lo haces en realidad

3 – IR AL BAÑO CON LA PUERTA ABIERTA

¿Qué cosas dan más gusto que esto?. Normalmente sueles preparar con mimo un colchón de papel higiénico para que el mojón tenga un aterrizaje delicado y evitar que todos en casa se enteren de que gozas de un perfecto estado de salud, pero cuando tienes la oportunidad de hacerlo con la puerta abierta, no necesitas todo esto. Simplemente te sientas y te relajas. Si ya eres de los de llevarse el portátil, no te digo más, que sabes perfectamente de lo que estoy hablando.

Tu cara cuando no tienes que echar el pestillo

4 – COMER LO PRIMERO QUE PILLAS

Está claro, tu madre te ha dejado tuppers como para parar un tanque, pero cuando llega la hora de comer, da la casualidad de que no te apetecen las ligeras lentejas ni el dietético cocido que tienes en el frigorífico. ¿La solución? Pillar un poco de aquí y un poco de allí. Coges dos rebanadas de pan bimbo y sin pensarlo dos veces, vas cogiendo todo lo que encuentres por la casa. Consejo de experto: si entre cada ingrediente le pones ketchup, da igual lo que metas que estará rico.

5 – VER PORNO SIN EL SONIDO EN MUTE

Hay días que no consigo poner firme al soldadito escuchando los alaridos de la felactriz en cuestión. ¿Que qué hago? Pues bajarle el sonido como si en ese momento en mi casa se estuviera celebrando una boda gitana. He creado tal control mental que la banda sonora que pasa por mi cabeza es mil veces mejor a la que de verdad ocurre en la escena.

Tu viendo la escena con sonido

Tu con la escena en mute

6 – ACOSTARTE MUY TARDE

Todos sabemos que eres un fiestero y que esa pose de drugdealer es lo más real que se ha visto en tu barrio. Pero cuando estás solo en casa da igual si te has hecho una lista de todas las cosas que te gustaría hacer hasta que salga el sol, que es llegar las diez de la noche y entrarte un sueño contra el que no puedes luchar.

Lo que te dice tu cabeza

Lo que te dice tu corazón

7 – MONTAR UNA FIESTA ÉPICA

Olvídate de las películas. Un americano en tu situación, dice la palabra ‘fiesta’ en su verde e inmaculado campus y, después de una espectacular elipsis, tiene la casa llena de rubias en topless y quaterbacks mazados lanzando chupitos como si fuera la Superbowl, pero tu comienzas a mandar mensajes de Whatsapp a diestro y siniestro y justo ese día todo el mundo tiene algo super importante que hacer.

Lo que crees que pasará

Lo que pasa en realidad

 

8 – APRENDER A APILAR LOS PLATOS NIVEL EXPERTO

Cuando llevas diez minutos te prometes que esa vez no pasará. Sucede lo mismo en septiembre y en año nuevo, cuando tienes todas esas promesas y objetivos que nunca se harán realidad, por mucho empeño que le pongas y lo seguro que estés de ello. No hablo de apuntarte al gimnasio ni de tirar las viejas FHM que tienes guardadas en el último cajón de la mesilla, hablo de fregar los platos. Intentas por todos los medios manchar lo menos posible, con pequeños trucos como no acabarte los tuppers y volver a meterlos en el frigo con un poco de comida. Ya se te ocurrirá algo que decirle a tu madre. Lo peor de todo sucede cuando llega la hora y te das cuenta que todos estos trucos no han valido de nada y tienes una montaña de platos de dimensiones desproporcionadas.

Lo que te gustaría hacer

Por suerte, has entrenado tu muñeca todos estos años con una misión

9 – VER PELÍCULAS QUE SIEMPRE NEGARÁS HABER VISTO

Me da igual que midas 1,90 y tus dimensiones sean las de un armario empotrado. No importa si te has reservado ese día para ver la saga completa de ‘La Jungla de Cristal’, si, por casualidad, justo esa noche ponen ‘El diario de Noa’, traicionarás a Bruce Willis y te pasarás al bando de Ryan Gosling. Y lo sabes. Luego puedes practicar todo lo que quieras delante del espejo la pose de sorprendido para cuando la chica que te guste te diga que Noa es en realidad un chico y no una chica, pero a mi no me la cuelas. Los pañuelos que tendrás que recoger cuando estén a punto de llegar tus padres serán de las lágrimas que soltarás, y no por culpa de Remy Lacroix. Bueno, no todos.

Preparado para ver ‘La Jungla de Cristal’

Cuando han pasado solo diez minutos de ‘El Diario de Noa’

10 – RECOGER LA CASA

La décima y última cosa que haces cuando estás solo en casa no podía ser otra que recogerla. Como experto en esta materia te recomiendo ser previsor. Calcula, por lo bajo, que te pasarás el doble de horas que te has quedado solo para recoger la cantidad de mierda que has producido. Recuerda mirar todos y cada uno de los huecos de la casa, nunca se sabe en qué momento se te ha caído ese trozo de pizza en el sofá o cuando se te han quedado los calzoncillos colgando del ventilador. Un fallo puede tirar por la borda todo tu ‘todo está tal y como lo dejaste, mamá’.

Te temes lo peor

La reacción de tu madre al llegar

Tu reacción

Previous post

Gunplay Feat. Masspike Miles - Leave Da Game

Next post

Patta Fall 2015 Collection