Home»JUST KIDDING»10 tipos de compañeros de clase

10 tipos de compañeros de clase

0
Shares
Pinterest Google+

1.- La tía buena

Si has ido a un colegio en el que se utilizara uniforme, sabes de lo que te hablo. La falda tenía tres posiciones según la cantidad de carne que enseñara: en primer lugar, las devotas, cuya fe en el señor les obligaba a llevarla por debajo de las rodillas, dejando una franja milimétrica de pierna inapreciable al ojo humano. En segundo lugar, ‘ni chicha ni limoná, un poco por encima de las rodillas. En algunos casos, apreciabas su ateísmo y, en otros, deseabas que les llegara hasta los tobillos, todo hay que decirlo. Y en tercer y último lugar, las ‘re-catadas’. Aquellas a las que podías leerle los labios. Y los de arriba también.

Ella entrando a clase

2.- El tío bueno

Los chicos no podíamos con él, pero las chicas se morían porque les prestara un poco de su atención. Cuando se acercaba la hora de inglés, veías a diez, doce chicas alrededor de la mesa del galansote. Tú no habías hecho ese día los ejercicios del workbook y ese gilipollas tenía cola para copiar. Exactamente, era ese al que elegían primero en los partidos de fútbol y al que se le dan bien absolutamente todos los deportes, da igual si hablamos de fútbol, baloncesto, badminton o pelota vasca.

Esta es la reacción cuando una chica sale a exponer y el susodicho le agradece las respuestas de inglés:

3.- El empollón

Un clásico. El que siempre se presenta voluntario para hacer la pelota al profesor. En realidad, les teníamos una envidia increíble, pero lo camuflábamos con un odio ilimitado. Tu llegabas al examen hecho mierda, con unas ojeras que te llegaban al suelo y con tu cabeza completamente en blanco. De repente, le veías: totalmente tranquilo, con sus lápices, bolígrafos y gomas perfectamente colocado encima de la mesa por orden de uso y deseando comenzar. El día que te daban las notas, mientras tú ya estabas pensando en excusas para decirle a tu madre tipo: ‘si es que han suspendido muchos’ o ‘la profesora me tiene manía’, él felicitaba al culpable de su éxito:

5.- El gracioso

Era el típico que parecía que, hiciera lo que hiciera, le iban a aprobar sí o sí. No parecía dar palo al agua ni en clase ni en casa, siempre andaba en la cuerda floja pero nunca caía. El típico al que le quedaban siete para septiembre y al año que viene te lo encontrabas de nuevo, cuando ya le dabas por muerto. Dicen que se nace con un pan debajo del brazo, pero ya os digo que este tipo de personas nacieron con un libro de chistes y frases ingeniosas. Todo se lo tomaba a broma y, si era imposible, buscaba la forma para darle la vuelta a la tortilla.

¿Que el profesor le ponía una nota en la agenda?

6.- El matón

Todos hemos tenido uno de estos en nuestra etapa en el colegio. Normalmente había jerarquía y se respetaba fielmente. Estaba el matón de tu clase, el matón de tu curso y el matón del colegio, el big boss. Todos quisimos ir por el colegio con esos aires de Tony Soprano en plan ‘todo esto es mío’, pero matón se nace, no se hace. Un consejo, no te levantes un día cansado de ser el típico chaval random de clase y dispuesto a comerte a todos los empollones. Los capos te lo harán saber, ya que, cual sneakerhead nivel experto al ver una imitación de China, huelen los fakes a kilómetros:

7.- El salido

Se le veía en su cara llena de granos, ese tenía más peligro que un mono con dos pistolas. Mi descubrimiento del mundo del cine para adultos se lo debo a él. Con esos móviles que tardaban en cargar todo lo que duraba un recreo, me llamó después de una clase de matemáticas y me enseñó el que sería mi primer hairy pussy. ¡Qué tiempos aquellos! Ahora tenemos el porno por categorías, con tantos vídeos en cada una de ellas que antes de elegir el adecuado, se nos han pasado las ganas de sacarle brillo a la lámpara maravillosa. 

No sé que habra sido de él, pero me imagino algo así:

8.- El repetidor

Cuando le conociste, era el único que tenía sitio fijo en la clase. Era fácil, llevaba tres años en el mismo. Tú estabas con un acné de campeonato, un bigotillo melocotonero like Cantinflas y con una gallos en la voz que era imposible controlarlos sin auto-tune. Él era todo lo opuesto, y eso llamaba la atención a las chicas de tu clase. Si ya lo tenías difícil sin un madurito, ahora ya te podías ir olvidando por completo de pillar cacho entre esas cuatro paredes.

En su último día

9.- La maruja

Se inventaba todos y cada uno de los rumores que llegaban a tus oídos. Las diferentes y variadas historias de líos entre profesores, las peleas más épicas que nunca tuvieron lugar en el recreo y los diferentes y exóticos animales con los que elaboraban las hamburguesas en el comedor. Lo llevaba en la sangre, alguna con las que compartí curso está opositando para una silla en Sálvame. Seguro.

En lo referente a las relaciones, antes era que le habían pillado mandándole una notita a la chica con la que peor se llevaba su novia, pero ahora será algo parecido a que una de las amigas chismosas de la novia le ha visto mandarle un emoticono demasiado sonriente a otra chica por Twitter. La venganza, en cualquiera de los dos casos, era terrible.

Extiende el rumor

Y pasa lo que pasa

10.- El delegado

No confundir con el empollón. A diferencia de este, solo quiere lo mejor para el grupo, mientras que el empollón mira solo por su bien. Tiene complejo de superhéroe e intenta solucionar todos y cada uno de los problemas que tengas en tu día a día. ¿Que te cojea la pata de la mesa? Llama al de mantenimiento. ¿Que te has olvidado algo en clase? Llama al conserje. ¿Qué no has hecho el trabajo de Historia? Pues te jodes, que gilipollas no es.El momento con el que sueña cada día es aquel en el que el profesora se ausenta un rato de clase y queda al cargo de ella.

Lo que significa para ti que el profesor se vaya

Lo que significa para él que el profesor se vaya

Previous post

La inercia de cuidar las letras

Next post

Fabián - Recuerdos